Ferrari está siendo el gran animador del campeonato del mundo de Fórmula 1 en las últimas semanas. El equipo italiano ha conseguido meterse en la parte alta de la clasificación y está poniendo en serios aprietos a Red Bull, la escudería más en forma del ‘Gran Circo’, y a Mercedes, los actuales campeones y que están pasando por una época de vacas flacas con malos resultados y un bajón de rendimiento de sus pilotos y de sus mecánicos bastante preocupante.

Noticias relacionadas

Las carreras de Mónaco y Bakú han abierto un nuevo camino en la Fórmula 1 con el que prácticamente no se contaba y es que otro equipo pudiese entrar en la pelea de los podios y de las victorias, y de momento, Ferrari parece convencido de ello. Además, preparan para las próximas tres carreras un paquete de medidas y mejoras con el que esperan dar ese último impulso del curso antes de ponerse a pensar en la gran temporada del cambio.

Aprovechando el 2021

La definición del trabajo que están haciendo desde la fábrica de Maranello es el aprovechamiento máximo de todos los recursos que tenían pensado invertir en la presente temporada. A pesar de que muchos equipos decidieron afrontar este año como un curso de transición, Ferrari ha tomado las riendas de la situación con la necesidad de limpiar su imagen de años pasados para obtener grandes resultados con los que reafirmarse.

De hecho, el objetivo de la casa italiana, tal y como ha transmitido Mattia Binotto, era dar un salto de calidad respecto a lo ofrecido en el final del año 2019 y toda la temporada 2020. Aquel misterioso pacto con la FIA fue el principio del fin de la escudería italiana que ahora busca reinventarse mientras se acerca a los nuevos éxitos.

Mattia Binotto, jefe de la escudería Ferrari, durante un Gran Premio de Fórmula 1 de 2020 formula1.com

Junto con el equipo Red Bull y sus motores Honda, Ferrari ha sido la casa que más ha crecido en todas sus vertientes durante este curso. Comenzaron instalados en la clase media, siendo superados por McLaren, y ahora han conseguido posicionarse por delante de los de Woking y se la principal amenaza para terminar con el duopolio de un Mercedes en horas bajas y un Red Bull que quiere colarse en lo más alto. De momento, ya ha sumado su primer podio, el logrado por Carlos Sainz en el Gran Premio de Mónaco y siguen soñando con una victoria que han tenido al alcance de la mano.

Potenciando las fortalezas

El equipo Ferrari ha descubierto sus puntos más fuertes este curso y está trabajando enérgicamente en ellos para sacar el máximo rendimiento de un SF21 que está ofreciendo unas prestaciones por encima incluso de lo esperado. En Ferrari no desmienten que no esperaban estar tan cerca de las victorias, a pesar de que haya sido en dos circuitos que reducían la diferencia entre todos los monoplazas.

De momento, la eficacia y la eficiencia con la que se trabaja en Maranello está siendo clave para obtener un rendimiento máximo tanto en las sesiones de libre como en las clasificaciones, sus puntos fuertes. Charles Leclerc se ha apuntado las dos últimas poles de la temporada demostrando la fiabilidad de los Ferrari a una vuelta. Además, en ambos éxitos, Carlos Sainz ha tenido también la oportunidad de situarse muy cerca de la primera línea.

Está claro que no solo Ferrari, sino todos los equipos de la actual Fórmula 1 tienen situados donde están los puntos fuertes del equipo italiano con una gran velocidad punta en las rectas, muchas facilidades en tiempos a una vuelta y con gran adaptación a los circuitos que tienen un número elevado de curvas lentas, como sucede en Mónaco y, en menor medida, en Bakú. Por eso, el éxito obtenido, en sensaciones más que en resultados, ha sorprendido incluso a los del Cavallino Rampante, demostrando también su crecimiento.

Carlos Sainz con el SF21 en Bakú Reuters

Su punto más débil sigue siendo el ritmo de carrera y la dificultad para dar temperatura a sus neumáticos, especialmente a los compuestos más blandos, haciendo que sus posibilidades de éxito caigan en picado cuando en comparación con la superioridad que demuestran en las fases de clasificación. Ahí han pasado de tener el objetivo se situar los dos coches en la Q3 a pelear directamente por las primeras posiciones.

La gran revolución

A pesar de que Ferrari ya ha obtenido un salto bastante importante que le ha permitido codearse con los más grandes, esperan seguir echando el resto en las tres próximas pruebas. La primera de ellas será en Francia y las dos siguientes en Austria, en un paquete de carreras que llegarán casi de forma consecutiva. Para ello, Ferrari prepara su propio pack de mejoras para el SF21 en lo que promete ser un salto muy importante de cara al futuro.

Tal y como ha reconocido Mattia Binotto, CEO y responsable máximo de la escudería más laureada en la historia de la Fórmula 1, el equipo italiano quiere llevar a cabo una auténtica revolución en las tres próximas carreras para intentar conseguir la ansiada victoria con la cual darían por conseguido prácticamente el gran objetivo de este año, que no era pelear con los grandes de tú a tú, si no ir reduciendo la distancia tanto con Red Bull como Mercedes.

Carlos Sainz rueda por delante de un McLaren en Bakú Reuters

Después de las grandes aproximaciones realizadas tanto por Carlos Sainz y Charles Leclerc en Mónaco y Bakú, con las nuevas mejores intentarán cumplir el objetivo de subirse al primer cajón del podio por primera vez desde 2019. Tras la pole y el podio, el siguiente reto es conseguir el triunfo. Además, tal y como ha revelado la escudería italiana, este será el último gran paquete de mejoras que se introducirá en el actual SF21 antes de pasar de lleno a la creación del nuevo coche para el año 2022, cuando se espera una revolución en la Fórmula 1, con nuevos motores y chasis totalmente diferentes.

Juventud al poder

Sin embargo, este gran paquete de medidas para las carreras europeas no es la única de las bazas que está jugando Ferrari para buscar su primer gran éxito de la temporada y esa espectacular primera victoria. De llegar, podría ser la primera en el casillero de Carlos Sainz, la primera que consiguiese el piloto español después de dos segundos puestos en la Fórmula 1, uno de ellos logrado el pasado curso con McLaren en el circuito de Monza en una carrera de auténtica locura.

Ferrari está haciendo modificaciones a nivel estructural dentro de la compañía y en el ámbito de la Fórmula 1 no han querido ser menos, apostando decididamente por la juventud de algunas de sus piezas como ya hicieron con su pareja de pilotos. Sainz y Leclerc no solo son dos talentos con mucha experiencia y éxitos probados, sino que son además la pareja de pilotos más jóvenes en la historia reciente de Ferrari.

Leclerc tomando una curva en el circuito de Mónaco Reuters

Por ello, han decidido llevar también esa juventud hasta su equipo técnico y hasta su muro de estrategias. Así se explica el crecimiento dentro de la casa de Ravin Jain, nombrado nuevo jefe de estrategia dentro de la escudería italiana y que, además, le ha servido para tomar nuevas posiciones dentro del muro que sigue las carreras lo más cerca posible de la pista y en el que, por normas de seguridad sanitaria, no puede haber más de siete personas. Con este ascenso, además de ser el gran jefe de estrategia de Ferrari, Ravin sustituye a Binotto en dicho muro. De esta forma, el italiano podrá estar más ausente en los Grandes Premios y dedicarse de una forma más activa a las labores de desarrollo del monoplaza de 2022.

Hasta ahora, estas labores de estrategia corrían a cargo del español Iñaki Rueda, que ha sido reubicado dentro de la escudería y que compartía dicha función con Laurent Mekies. Ahora ambos tienen un nuevo objetivo común que mira por la viabilidad de Ferrari como marca y que se aleja de esas labores de estrategia que corren a cuenta de Ravin Jain, el otro factor joven de Ferrari junto a Carlos y Leclerc.

[Más información: Fernando Alonso quiere una revolución en la F1: "Necesitamos pensar en carreras de dos vueltas"]