Carlos Sainz sigue cumpliendo etapas en estos primeros meses en Ferrari. El piloto madrileño está viviendo el sueño de su vida y espera que toda su ilusión y el esfuerzo que le está dedicando a su nueva aventura se conviertan pronto en grandes resultados y, por qué no, en opciones de luchar por podios, victorias y títulos. 

Noticias relacionadas

De momento, sigue paso a paso descubriendo lo que está siendo un mundo nuevo para él. Ferrari es el equipo más especial de la Fórmula 1 y por ello, a pesar de haber pasado por otras grandes casas como Red Bull, Renault o McLaren, el primer día que se puso el mono rojo, que conoció Maranello y que rodó con un Ferrari no los olvidará nunca. 

Tampoco su debut en Bahrein donde empezó a mostrar buenas sensaciones y a demostrar el por qué de su fichaje en la escudería más exclusiva y exigente de la Fórmula 1. Sin embargo, casi más especial que todo eso será su primer Gran Premio en Europa vestido de ferrarista y su primera carrera en su nueva casa, en Italia, y en el circuito de Enzo Ferrari

Carlos Sainz con su SF21 en el Gran Premio de Bahrein Reuters

"El primer Gran Premio en Italia para un piloto de Ferrari siempre es especial, siempre es emotivo. Desafortunadamente, la situación con la pandemia no nos permite tener a los 'tifosi'. Seguro que los extrañaré. Echaré de menos ese factor extra de emoción que tiene ser piloto de Ferrari, pero ya puedes sentir el ambiente que rodea al circuito, ya ves que es especial". Esto aseguraba el madrileño en rueda de prensa. 

Carlos ha recordado cómo fue su experiencia el año pasado en Italia cuando visitó el circuito de Monza y, a pesar de ser piloto de McLaren todavía, ya le impresionó el recibimiento y la sensación especial que vivieron allí los italianos: "Lo sentí el año pasado en Monza cuando todavía era parte de McLaren, cómo todavía tenían esa conexión extra conmigo porque sabían que vendría al equipo el año siguiente. Ya puedo sentirlo este año. No tenemos la oportunidad de verlos en las tribunas y tenerlos cerca de nosotros, pero también va a ser emocionante".

Expectativa muy altas

Sainz llega al Autódromo de Dino y Enzo Ferrari con la intención de mejorar sus resultados de Bahrein, aunque ya en Sakhir las sensaciones fueron muy buenas: "Fue positiva, logré empujar mucho desde el principio, saqué el ritmo que tenía el coche. El hecho de que hubiera entrenamientos me permitió repetir los procedimientos y la orientación que mostré en los test y esto me favoreció".

Carlos Sainz en el Gran Premio de Bahrein de Fórmula 1 Reuters

"Será más duro en este sentido porque es una pista donde se necesita mucha confianza con el coche. Sin embargo, al mismo tiempo, creo que me adapté rápidamente al coche en Bahréin. Aprendí de los datos de Charles Leclerc, traté de descubrir cómo correr la carrera para poder hacer vueltas tan buenas como la suya. Pero tengo que decir que me sorprendió cómo manejó el coche en la Q1 y Q2. En este camino de aprendizaje sin duda también habrá errores, de los que aprenderemos y crecemos juntos".

Por último, Carlos quiso rendir su particular homenaje a Ayrton Senna, piloto muy recordado dentro del paddock por todos los que le conocieron y que falleció trágicamente en el circuito italiano: "Sé de él lo que se puede aprender de los documentales, de la información, del paddock, de las personas que han tenido experiencias con él. Desde el punto de vista personal, sé muy poco. Volver al circuito donde perdió la vida es emocionante para los pilotos, aquí hemos perdido el talento probablemente más especial de la Fórmula 1. Todos los deportistas se dan cuenta de lo especial que ha sido Ayrton".

[Más información: Fernando Alonso, a por todas en Imola: "Voy a dormir en el 'motorhome' a pesar del frío"]