Mercedes se encuentra en un momento muy extraño. Todo debería ser felicidad y alegría en un equipo que se ha proclamado Campeón del Mundo de Constructores recientemente y que puede llevarse también el título de pilotos en breve. Sin embargo, el ambiente siempre está enrarecido a su alrededor. Por ello, en la casa alemana ya han dado los primeros pasos para que su horizonte sea luminoso y cristalino. 

Noticias relacionadas

El título de pilotos es la máxima prioridad ahora mismo y su mayor líder, Lewis Hamilton, tiene los cinco sentidos puestos en revalidar su corona e igualar a Michael Schumacher cuanto antes. El temor del inglés es de sobra conocido y por ello no quiere distraerse con nada y que nada le aparte de un trofeo que se ha ganado a pulso.

Sin embargo, fue él quien encendió las alarmas con su futuro, pero también ha sido él mismo quien se está encargando de apagarlas todas a medida que se acerca su momento, el de proclamarse nuevo campeón de la Fórmula 1. El inglés no quiere que nada ni nadie tapen ni empañen su triunfo y su salto en la historia al empatar con el 'Kaiser'

Hamilton en el GP de Turquía Twitter (@MercedesAMGF1)

Por ello, el británico quiere quitarse de un plumazo los debates y las conspiraciones que surgen a su alrededor. Ha echado agua al incendio de su continuidad afirmando que su idea es seguir en Mercedes a final de temporada y quiere acallar las críticas que apuntan hacia un mundial desvirtuado y sin valor. Las quejas sobre la superioridad de Mercedes respecto al resto que pretenden quitar mérito a sus hazañas, quieren estropear la fiesta del campeón. 

Hamilton se queda

Lewis Hamilton se quiere quedar en la Fórmula 1 y se quiere quedar en Mercedes. El piloto inglés, tras dejar en el aire su continuidad hace unos días, ha querido salir al paso de los rumores y ahora asegura que su intención no es la de marcharse. El líder del mundial quiere continuar en el equipo alemán y por ello renovará su enorme contrato la próxima temporada. 

Lo que no ha confirmado Hamilton es si esa renovación será por las tres temporadas que iba a firmar en un principio o si lo hará por menos años. Quizás solo lo haga por uno y aplace el debate hasta el final de la próxima temporada, cuando podría haber superado a Michael Schumacher si gana su séptimo y su octavo título. Es eso lo que precisamente quiere hacer el inglés cuanto antes, sumar el entorchado de este año y poder pensar en el futuro con tranquilidad. 

Hamilton en el paddock del GP de Turquía Twitter (@MercedesAMGF1)

La idea del británico es poder disfrutar del título que está a punto de ganar y que no se vea empañado por la polémica de su renovación, ya que serán otros los que intenten torpedear su fiesta con las insinuaciones de que el mundial ha sido un paseo militar para él gracias a un Mercedes que es claramente superior al resto de monoplazas. Hamilton, que de momento no ha querido entrar a valorar estas afirmaciones, tiene claro su plan. 

El inglés quiere cerrar cuanto antes su séptimo título, recibir los honores de haber igualado a una leyenda como Michael Schumacher y después observar los pasos que da Toto Wolff, la otra gran pata de su proyecto y el cual está aun más cerca de continuar. Entre ambos se pondrán de acuerdo en la duración de sus contratos y celebrarán el séptimo entorchado para pensar ya en el octavo. 

El plan de futuro

La continuidad de Hamilton no ha sido fácil de conseguir. Mercedes ha tenido que elaborar un plan muy complejo que se ha dividido en varias vertientes para encontrar un éxito común. Al piloto inglés no le bastaba con el éxito individual y colectivo, ni con la abundanza económica, sino que ha querido también asegurarse un futuro en una de sus nuevas pasiones. 

Hamilton toca el logo de Mercedes Instagram (mercedesamgf1)

Evidentemente, el hecho de que Mercedes vaya a ser el coche más poderoso en 2021 hace que Hamilton quiera continuar para tener la posibilidad de sumar una nueva victoria. El nuevo motor de los alemanes será aun más potente que el actual y la distancia con sus perseguidores parece que no será menor, a pesar de que todos están intentando evolucionar sus proyectos casi al extremo. 

La continuidad de Hamilton, que todavía no ha trascendido si será durante los tres años que tenía su preacuerdo con la marca germana, sí que será a razón de una cuantiosa cantidad por temporada. Seguramente, su nuevo salario llegue hasta los 45 millones por curso, especialmente si la vinculación se reduce en años y deja una puerta abierta al futuro. 

Sin embargo, el hecho diferencial que marcará el nuevo contrato de Hamilton estará precisamente en ese nuevo futuro. El inglés lleva mucho tiempo pensando en el mañana, pero no solo en el suyo, sino también en el de la sociedad y en el del planeta. Este año ha destapado su cara más reivindicativa y se ha descubierto como un amante de los conceptos ecológicos y de la reducción de la huella de carbono, en especial de la suya propia. 

Hamilton y el prototipo eléctrico EQS de Mercedes-Benz Instagram (lewishamilton)

Hamilton ha reformado sus conductas y ha cambiado algunos de sus hábitos de vida para ser una persona más respetuosa con el medioambiente. Ha reducido drásticamente sus desplazamientos en avión y usa siempre que puede vehículos eléctricos. Por ello, el británico quiere colaborar con Mercedes en la elaboración y desarrollo de vehículos eléctricos y en prototipos más sostenibles de la marca. Ahí quiere encaminar su futuro y así se lo ha hecho saber al gigante alemán como parte de su plan tras abandonar el 'Gran Circo'. 

La continuidad de Wolff

Lewis Hamilton no es el único que ha reafirmado su lealtad y su amor a Mercedes. Como por arte de magia o casualidad divina, el deseo de continuidad de Hamilton ha llegado de la mano de la confirmación del actual director del equipo, Toto Wolff, que había insinuado que se podía marchar y que ahora afirma que también se quedará, como mínimo, el próximo año.

Además, la continuidad de Toto Wolff ha tenido un matiz importante, y es que anteriormente se barajaba la posibilidad de que el jefe del equipo permaneciera en la escudería, pero en una función más alejada y menos relevante. Sin embargo, Toto ha asegurado que se quedará y que continuará al frente de la marca alemana en la Fórmula 1, ya que se siente con fuerzas y con ilusión por vivir en primera persona los cambios que tiene preparado Liberty Media y la FIA para los próximos años. Así que no sería extraño ver a Wolff más allá de 2021.

Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes Instagram (mercedesamgf1)

Por si fuera poco, Toto Wolff no solo ha confirmado su continuidad y, por ende, abre la puerta a la de Lewis Hamilton, sino que además le ha otorgado plenos poderes al inglés en la escudería para que siga siendo el máximo referente. Antes las dudas del británico, se había rumoreado con un acercamiento de la casa alemana a Max Verstappen. Podía ser la pieza clave en su reconstrucción si salía el hexacampeón del mundo y, si no, ser su mayor competencia en un equipo galáctico con dos pilotos luchando por el título, algo que Bottas no ofrece. 

No obstante, Wolff ha negado la posibilidad de ver una dupla formada por Hamilton y Verstappen y asegura que el holandés no entra en los planes de Mercedes, al menos a corto plazo. Están contentos con el papel que ofrece Bottas, un piloto de nivel, pero que no se interpone en la jerarquía de Hamilton, asegurando el balance perfecto en el equipo. No quieren repetir lo vivido hace unos años con Nico Rosberg, un corredor que sí era capaz de luchar casi siempre con el inglés hasta el punto de llevarse un título mundial. 

Doblete ante las críticas

Cerrado el capítulo de renovaciones, al menos por ahora, Mercedes quiere centrarse en cerrar la otra gran historia de la temporada, su doblete. En el pasado Gran Premio de Emilia Romagna en Imola los alemanes se proclamaron campeones de constructores y ahora quieren cerrar cuanto antes el de pilotos. Podría ser en Turquía o podría hacerse de rogar todavía unos días más. La realidad es que Hamilton lo tiene prácticamente amarrado. 

Sin embargo, en el equipo Mercedes y en el entorno del piloto inglés está surgiendo un nuevo temor. O más que un temor, una preocupación. Se ha extendido una corriente en la parrilla de criticar las victorias de Hamilton y de Valtteri Bottas por el poderío del equipo Mercedes. Muchos piensan que cualquier piloto con un Mercedes podría estar peleando, al menos, por las victorias, y seguramente también por el título con Hamilton. Eso duele profundamente a un Lewis que se considera historia del motor. 

Hamilton y Verstappen en el GP de SPA EFE

En el círculo más íntimo de Hamilton no entienden que se critiquen los triunfos de un piloto que está a punto de igualar a una leyenda como Schumacher, y por eso temen que estos comentarios resten valor a sus logros y hasta los empañen. Corredores como Sainz o Verstappen han afirmado que la mayoría de la parrilla podría pelear por grandes cosas si tuviera un Mercedes, algo que ha ofendido profundamente al campeón que sin duda celebrará su futura renovación arrasando una vez más en el mundial de pilotos. 

Estas críticas también han dejado en muy mal lugar a Bottas, que con un coche igual o muy similar al del piloto británico no ha sido capaz de pelear con él, sino que se encuentra más cercano a la batalla por el segundo puesto con el Red Bull de 'Mad Max'. Mercedes pretende huir de los comentarios que copan el paddock y hacer oídos sordos a unas críticas que ya han comenzado a desvirtuar el legado del campeón inglés. Habrá que esperar también para ver su respuesta tras la confirmación del doblete. 

[Más información - La Fórmula 1 clama contra el frío y el trazado de Turquía: "Pilotamos sobre una pista de hielo"]