"Sé lo que voy a hacer en 2021", así de tajante ha sido Fernando Alonso sobre su futuro. El asturiano como tantos millones de personas en todo el mundo ha visto alterado sus proyectos para este año y espera en su casa a que llegue la tan ansiada "nueva normalidad" que le permita volver a las pistas.

Noticias relacionadas

Las 500 Millas de Indianápolis, la prueba de la IndyCar reprogramada, de momento, para el 23 de agosto por culpa del coronavirus, es la gran cita de Alonso para este 2020 pero mucho se ha hablado sobre sus opciones para competir en 2021. La Fórmula 1 ha sido siempre la gran opción, pero el Covid-19 ha provocado un retraso en el cambio reglamentario previsto para la siguiente temporada que puede traer consigo un efecto dominó que deje sin opciones interesantes al asturiano.

"Es algo que he estado respondiendo desde 2018. Quería experimentar algo diferente, como el WEC, Daytona o Dakar, y también quería dejar de lado un poco la F1 y su ecosistema. Siempre dije que las nuevas reglas de la Fórmula 1 podían hacer que tuviese hambre de nuevo, pero ahora las nuevas reglas se han atrasado a 2022. Sé lo que voy a hacer el año que viene, espero anunciarlo pronto", explicaba Fernando Alonso durante un encuentro con sus fans a través de Instagram.

El gran problema para que Alonso vuelva a la Fórmula 1 en 2021 es la disponibilidad de asientos. El mercado de fichajes ha dado un giro con el cambio de reglamentación técnica para 2022 y las posibilidades de que Sebastian Vettel o Lewis Hamilton dejen sus asientos en Ferrari y Mercedes han variado considerablemente.

Fernando Alonso y Carlos Sainz, durante un test de la Formula 1 con McLaren EFE

El británico no parece dispuesto a dejar ahora la escudería germana en plena época de dominio y, a pesar de que acaba su contrato, llegará a un acuerdo para renovar. La situación de Vettel es diferente, en Maranello siguen negociando a la baja su renovación, pero el cuatro veces campeón del mundo tampoco tiene muchas salidas en la parrilla si deja Ferrari. Por si fuera poco para Alonso, Carlos Sainz se ha presentado como un rival si la escudería italiana buscase piloto. El madrileño sorprendió a muchos el año pasado y esta temporada también acaba contrato y su cotización está al alza.

La Indy, opción a corto plazo

La IndyCar es la única preocupación a corto plazo y, quizás, podría convertirse en una relación más a largo plazo. Si la crisis del coronavirus obligara a suspender las 500 Millas de Indianápolis, Alonso podría optar por sumarse al proyecto de McLaren en la competición estadounidense como tercer piloto del equipo para acumular experiencia de cara a un nuevo intento de conquistar la triple corona en 2021.

La opción de que Alonso sea tercer piloto ya lo ha confirmado el propio Zak Brown, jefe de McLaren. El mandamás de Woking aseguró que valoraban la opción de poner un coche más en pista en las diferentes pruebas y que el piloto que se subiera variase entre Fernando Alonso, Jimmie Johnson y Jenson Button.

Fernando Alonso, en la preparación de las 500 Millas de Indianápolis

"He hablado con los tres. A los tres les gusta la IndyCar, todos ellos quieren correr y todos son muy competitivos. Creo que la IndyCar acaba de limitar sus test, así que desafortunadamente eso complicará este año porque no creo que a cualquiera de ellos les guste subirse a un coche sin calentamiento previo un viernes", confesó a Motorsport.

La opción de una temporada completa en la IndyCar de cara a 2021 es la más complicada de imaginar, el propio Alonso ha confesado en alguna ocasión que no se imagina corriendo todas las pruebas dado que sería un desafío muy importante el aprender todos los circuitos y las diferentes formas de correr en los distintos tipos de trazados.

Le Mans, siempre presente

El nuevo panorama que se presenta en el campeonato de Resistencia podría ser el mejor encaje para Fernando Alonso. La llegada de muchos nuevos proyectos al calor de un nuevo reglamento basado en los Hypercars y la compatibilidad con el campeonato estadounidense lo hacen mucho más interesante para el asturiano.

Su relación durante la supersesión 2018/2019 con Toyota fue todo un éxito: título mundial y dos triunfos en Le Mans, al margen de varias victorias en diferentes pruebas. Alonso siempre ha asegurado que volverá a la emblemática pista francesa para competir y puede que el deseo esté cada vez más cerca.

Fernando Alonso, campeón en Le Mans y del Mundial de Resistencia (WEC) EFE

"Sí, diría que sí. Los hypercars parecen un gran proyecto y también los LMDh. Hay muchas cosas para el futuro que pueden dar un empujón a la Resistencia. No sé cuando, pero estaré otra vez -en Le Mans-", ha asegurado.

La gran incógnita para Alonso sería con quién volver. Muchos grandes constructores se sumaran a Toyota o Porsche, que ya compiten en el campeonato, para poner sobre la pista sus versiones de hypercars. McLaren, a la que el asturiano ha estado ligada hasta finales del año pasado como embajador, aún no ha decidido cómo será su apuesta por el WEC e intenta antes afianzar sus proyectos en la Fórmula 1 y el recién estrenado proyecto de la IndyCar.

Sea como fuere, el rendimiento demostrado por Alonso en el WEC hará que no le falten proyectos competitivos a los que sumarse. Esperemos que como él mismo a dicho, Fernando desvele pronto cuál será su programa competitivo para 2021.

[Más información - Fernando Alonso: "¿Volver a la Fórmula 1 en 2021? Sé lo que voy a hacer..."]