El mundo del motor no es ajeno a lo que está pasando en todo el planeta con la expansión del COVID-19. Si pruebas del Mundial de Motociclismo o de la Fórmula 1 ya están siendo suspendidas, lo mismo ha pasado con la IndyCar. La organización del campeonato ha comunicado que las cuatro primeras pruebas quedan canceladas.

Noticias relacionadas

Hace tan solo unas horas, el motor se veía golpeado por el coronavirus con los aplazamientos en WEC, IMSA y Nascar. Ahora le ha llegado el turno a la IndyCar, una competición que seguía adelante. En el comunicado no indican que están no vayan a ser reubicadas en el calendario más adelante, por lo que sí que podrían acabar disputándose.

Las carreras en cuestión son San Petersburgo, la carrera del COTA en Austin, el óvalo de Texas y la cita urbana de Long Beach. Precisamente, la primera de las mencionadas debía comenzar este mismo fin de semana. "Tras una cuidadosa consideración, tomamos la decisión de cancelar todos los eventos de Indycar de abril", comunicaba la organización.

Indycar. Foto: indycar.com

¿Y las 500 Millas de Indianápolis?

En el comunicado no se menciona la mítica prueba de las 500 Millas de Indianápolis. La fecha de esta estaba fijada para el próximo 24 de mayo, pero es una incógnita si se podrá disputar o no. Así como también se desconoce cuándo dará el pistoletazo de salida la temporada 2020 en la IndyCar.

Las 500 Millas de Indianápolis se había convertido en el gran objetivo a corto plazo de Fernando Alonso. El piloto asturiano ya confirmó que competiría con McLaren y poder así a optar a la Triple Corona, después de sus anteriores intentos fallidos. Por el momento, habrá que esperar a ver cómo avanza la situación para saber si ese 24 de mayo se disputará esta mítica carrera.

[Más información - El coronavirus golpea al deporte: la lista completa de eventos afectados]