McLaren regresa a una temporada completa de la IndyCar después de muchos años de ausencia. En 1979 fue el último año en el que disputó todas las pruebas del campeonato. Desde entonces solo ha corrido en 2017 y 2019 las 500 Millas de Indianápolis acompañando a Fernando Alonso en su reto por conseguir la ansiada triple corona del automovilismo mundial.

Noticias relacionadas

Los de Woking vuelven a la IndyCar de la mano del equipo Arrow Schmidt Peterson Motorsports (Arrow SPM) y del motorista Chevrolet, después de que Honda rechazara una nueva colaboración similar a la que tuvieron en 2017 junto con el equipo de Andretti.

La asociación entre ambos equipos utilizará la infraestructura de Arrow SPM para llevar a cabo las operaciones del equipo, mientras que McLaren aportará su experiencia técnica, experiencia comercial y trabajo de marketing para permitir que la nueva entidad se desempeñe al más alto nivel competitivo y regularmente desafíe las victorias y el título de la competición. Los cofundadores de Arrow SPM Sam Schmidt y Ric Peterson continuarán en sus roles actuales.

"Esta alianza proporciona a McLaren la sinergia correcta como socio estratégico para nuestro regreso al deporte. Creemos que juntos podemos ayudarnos mutuamente a lograr nuestras ambiciones mutuas", ha explicado Zak Brown, CEO de McLaren Racing y ha añadido que "venimos con pleno respeto del deporte, nuestros competidores, los fanáticos y la tarea que tenemos por delante".

McLaren volverá a Estados Unidos con el firme objetivo de olvidar el fracaso de la pasada Indy 500. Los problemas este 2019 fueron continuos desde que pusieron el coche en pista durante los test en el oval de Texas. La asociación con Carlin, un equipo de reciente creación en la Indy pero con mucho prestigio en diferentes competiciones y categorías del automovilismo europeo, y la mala gestión de los innumerables recursos aportados por los de Woking para que el proyecto conquistara la cima han sido claves en el fracaso.

La lista de errores del equipo de Woking se acumuló durante toda la semana de trabajo en el óvalo de Indianápolis. Uno de los últimos fue el mejor ejemplo del nerviosismo que había en McLaren y la improvisación en muchos momentos dominó las decisiones estratégicas. Los mecánicos se olvidaron de convertir las pulgadas a centímetros en los regles que pusieron al coche 66 en los primeros entrenamientos del domingo.

La duda de Fernando Alonso

Una vez conocida la estructura completa solo falta que McLaren desvele qué piloto o pilotos pondrá en pista. Las opciones son muchas aunque tras el 'no' de Fernando Alonso a la temporada 2020 en Formula 1, el asturiano vuelve a ser uno de los favoritos.

En varias ocasiones, el piloto español ha explicado que correr la temporada completa de la IndyCar supondría un reto muy importante dado que tendría que conocer todos los circuitos y la forma de trabajar de una escudería en esta competición.

Otra opción es que McLaren solo cuente con Fernando Alonso para Indianápolis. El asturiano repetiría así su participación en 2017 y 2019 donde no compitió en ninguna otra prueba del calendario de la IndyCar. Como ventaja con respecto a estos últimos años, sobre todo con respecto a 2019, Alonso tendría en la Indy500 un coche mucho más competitivo y un equipo más rodado para afrontar el reto de lograr la Triple Corona.

A falta de que se confirme oficialmente todas las fechas del calendario de la temporada 2020, Alonso sabe que, a priori, la temporada de IndyCar sería compatible con su otro gran reto para el próximo año: el rally Dakar. Este 2019, la temporada de la Indy comenzó el 10 de marzo y concluirá el próximo 22 de septiembre. El Dakar 2020 se disputará entre el 5 y el 17 de enero.

Actualmente los dos asientos de Arrow Schmidt Peterson Motorsports los ocupan James Hinchcliffe y Marcus Ericsson. Ambos no parecen contar para el futuro del equipo, en el caso del primero por su habitual alianza con Honda y en el caso del segundo por sus malos resultados esta temporada.

Los nombres que más fuerte suenan ahora para ocupar ambas plazas son los de Felipe Nasr, Nicholas Latifi o el de Colton Herta. Puestos que no serían incompatibles con que el equipo pudiera darle uno de los asientos a Fernando Alonso para que disputara solo las 500 Millas de Indianápolis, igual que Andretti o Carlin hicieron en 2017 y 2019, respectivamente, o poner en pista un tercer coche.

"La puerta siempre está abierta para Fernando. Es parte de la familia, es un piloto contratado de McLaren y, por primera vez en mucho tiempo, no tiene un calendario completo de carreras por delante", expresó Zak Brown en declaraciones a RACER.

[Más información: Fernando Alonso vuelve hablar sobre su regreso a la F1: Mercedes, Ferrari y su relación con Honda]