Haga lo que haga, Cristiano Ronaldo siempre está en el foco. La estrella del fútbol mundial está viviendo una etapa realmente complicada en la Juventus en una temporada donde no salen las cosas incluso cuando ganan. La realidad es que el equipo de Andrea Pirlo ofrece muy malas sensaciones y el futuro de entidad turinesa es bastante negro. 

Noticias relacionadas

En la última jornada de Serie A consiguieron vencer por 3-1 al Genoa gracias a los goles de Kulusevski, Morata y McKennie. Sin embargo, las vibraciones que dejó el equipo no fueron nada positivas y es que a pesar de hacer goles y de sumar resultados positivos como la importante victoria ante el Nápoles de hace unos días, el juego sigue siendo realmente malo. 

A esta Juventus le faltan automatismos suficientes para generar ocasiones de ataque y fútbol ofensivo con fluidez. Llegan por acumulación de jugadores y no por tener un plan fiable y con alternativas con las que desarmar a sus rivales. Y el día que los Cristiano, Morata o Chiesa se atascan en ataque, todo se derrumba y empiezan a llegar los malos resultados y los pinchazos, esos que van a provocar la primera caída de la 'Juve' en Italia en los últimos 10 años. 

Cristiano Ronaldo junto a varios compañeros de la Juventus EFE

Además, el fracaso ante el Oporto en Champions les ha hecho mucho daño y ha dejado a este equipo herido de muerte y a merced de críticas que están siendo realmente duras, lo que ha provocado ya disputas entre algunos jugadores y que la confianza en Pirlo se haya perdido. Casi nadie en el vestuario cree en él y la paciencia en la directiva se está empezando a terminar con el histórico exjugador italiano. 

Cristiano, el señalado

Por si esto fuera poco, la situación de Cristiano Ronaldo en la Juventus no es buena, y es que el astro portugués está siendo objeto de muchas críticas partido tras partido a pesar de que es pichichi destacado en Italia y de que sigue generando una media cercana al gol por partido. Cristiano solo no puede hacerlo todo y en Turín se lamentan de que su llegada no haya servido para ganar la Champions. 

A estas críticas se unen también los rumores de una posible salida del futbolista luso y es que Cristiano termina contrato la próxima temporada y en la Juventus tienen la difícil decisión de prolongar su vinculación, y como tal seguir cargando con su alto salario, o mostrarle la puerta de salida este verano con la intención de obtener por él un mínimo traspaso. 

Cristiano no está del todo feliz tampoco en la Juventus, un equipo que no cumple con las aspiraciones que todavía le quedan, y por eso ya está empezando a sondear posibles candidatos a su fichaje. Tocada la puerta del Real Madrid, la cual está de momento cerrada, espera que otras como la del PSG o la del Manchester United se puedan abrir.

La última polémica 

Sin embargo, el tiempo y la paciencia de Cristiano están empezando a agotarse y es que todo lo que hace es motivo de polémica, tal y como le ha sucedido tras el partido contra el Genoa. Cristiano ha sido acusado de haber tirado al suelo la camiseta de la Juventus por su frustración de no haber marcado gol en el último encuentro de la Serie A, lo que sin duda habría sido un gesto muy feo hacia el club y hacia la afición. 

Cristian se lamenta por una ocasión fallada EFE

Tanto es así que incluso Andrea Pirlo tuvo que responder a varias preguntas en rueda de prensa acerca de este polémico gesto del portugués que estaba dando la vuelta a toda Italia y que estaba corriendo como la pólvora en redes sociales. La realidad es que podía ser un escándalo casi inabordable. La camiseta de la Juventus por el suelo y un jugador como Cristiano sancionado. 

Sin embargo, este hecho solo ha sido un intento más de crear polémica en torno a la situación de Cristiano Ronaldo con la intención de dañar su imagen. Efectivamente, Cristiano se marchó del Juventus Stadium sin su camiseta y algo frustrado por no haber podido marcar, pero en ningún momento tiró su camiseta al suelo con rabia. 

La realidad de la historia es que Cristiano le lanzó la camiseta a uno de los recogepelotas presentes en el partido y que le había pedido antes del encuentro que le diera su camiseta al término del choque. De esta forma, en actitud amable y cariñosa, el luso se acercó a él tras el pitido final y le lanzó su elástica para que este pudiera recogerla y guardarla como obsequio. Sin embargo, si Ronaldo está de por medio, siempre hay polémica. 

[Más información: La Juventus es una ruina: graves insultos en el vestuario y Pirlo al borde de la destitución]