La suerte no es para siempre. A la tercera prórroga y a la segunda tanda de penaltis consecutiva, España cayó. Lo hizo con honores y peleando hasta el final, pero volvió a perdonar demasiado y terminó pagándolo ante el oficio de Italia. Chiesa adelantó a los azzurri y Morata empató cuando solo faltaban diez minutos para el final. El delantero parecía reconciliarse con la Selección, por fin, tras una carrera internacional con sonrisas y lágrimas, pero el destino volvió a ser cruel. Falló el penalti decisivo, antes lo había hecho Dani Olmo, e hizo estéril la parada de Unai Simón a Locatelli. La moneda cayó esta vez del lado de Italia. [Narración y estadísticas: Italia 1 (4)-(2) 1 España]

Noticias relacionadas

España dominó a Italia, pero los de Mancini golpearon con fuerza en el intercambio de trompazos durante la segunda parte. A pesar de ello, España tuvo el carácter suficiente para empatar y llevar el encuentro al tiempo extra, sin embargo, ganar dos tandas de penaltis consecutivas era demasiado hasta para la flor de Luis Enrique

El balance de esta Selección joven debe ser a pesar de todo positivo, aunque con muchos matices. Fue eliminada ante la primera gran selección que se encontró y solo ganó un encuentro durante los 90 minutos de los seis que disputó en la Eurocopa. Además, falló mucho en las dos áreas y los malos presagios que había dejado hasta semifinales hacían ver que ganar la Eurocopa era más un sueño que una realidad.

Una utopía que no pareció tal por la diosa fortuna y el orgullo del grupo. Luis Enrique se erigió en líder para lo bueno y para lo malo, pero se le olvidó que al final todo depende de los jugadores y de que cómo muevas las fichas. La Eurocopa deja certezas, con los aciertos del seleccionador, pero también muchas dudas por cada una de sus decisiones.

El duelo de la pelota 

Y es que Luis Enrique volvió a sorprender en semifinales con una alineación titular sin delantero centro. Ni Morata ni Gerard Moreno fueron de la partida y el técnico apostó por un tridente con movilidad continua y formado por Oyarzabal, Ferrán Torres y Dani Olmo. Mientras, Mancini sacó al once esperado con el único cambio de Emerson por el lesionado Spinazzola.

El encuentro comenzó con un dominio alterno entre uno y otro equipo, pero sin grandes ocasiones ni tiros a puerta. La primera oportunidad llegó con una salida en falso de Unai Simón, que a punto estuvo de regalar el gol a Italia, en el minuto 21. No tardó, eso sí, en responder España, ya que poco después Dani Olmo, que volvía loco a la zaga azzurra, obligó a lucirse a Donnarumma.

La Selección ganó la batalla por el balón, pero esa superioridad no se vio reflejada en ocasiones. Por su parte, el ataque italiano estuvo casi inédito en toda la primera parte. Sin embargo, Emerson lanzó una pelota al larguero en la última jugada antes del descanso y metió el miedo en el cuerpo a España entera. 

Italia es Italia

La intensidad subió en el comienzo de la segunda mitad y el intercambio de golpes fue continuo. Busquets rozó el larguero con un disparo lejano y Chiesa contestó con un tiro que paró Unai Simón. Las espadas estaban en todo lo alto y ambos conjuntos querían golpear primero. 

Italia llevaba todo el partido esperando el error de España y lo encontró cuando se cumplía la hora de juego. Centro blando de Jordi Alba que termina en la manos de Donnarumma y el portero lanza rápidamente la contra de La Azzurra hasta que el balón le llega a Chiesa y lo manda a la jaula ante un Unai Simón impasible. 

Federico Chiesa celebra su gol a España REUTERS

La final se alejaba para España y Luis Enrique decidió meter a Morata y Gerard Moreno. La Selección respondió con brío y coraje, pero Italia demostró que siempre reina en la locura y que Mancini había cocinado el encuentro a fuego lento con un plan alejado del esperado por todos. 

Morata, gloria y tragedia

Desde el gol de Chiesa, Italia fue Italia. La de siempre. Bien arropada atrás y comiendo la moral a España con el paso de los minutos. El reloj de la Eurocopa se quedaba sin arena, solo faltaban diez minutos, y entonces apareció Morata. El delantero, criticado y siempre puesto en duda, se asoció con Dani Olmo y terminó definiendo a las mil maravillas ante Donnarumma para poner el 1-1 y mantener vivo el sueño español.

Álvaro Morata celebra su gol a Italia con el gesto del arquero REUTERS

El combinado de Mancini se quedó grogui, pero la Selección no encontró el tanto que evitara el tiempo extra. Otra prórroga. La tercera en tres eliminatorias para los de Luis Enrique. Historia de las Eurocopas. España, abonada al empate, se volvía a encomendar a la heroica.

Dani Olmo, MVP indiscutible del encuentro, siguió haciendo de las suyas en la prórroga. El futbolista del RB Leipzig era un continuo dolor de muelas para una defensa tan experimentada como la italiana. El partido, sin un dominio claro, estaba para que lo decidiera una genialidad o la mal llamada lotería de los penaltis. 

El cansancio y la tensión no dieron opción a ninguno de los dos equipos en el tiempo extra y los lanzamientos desde los once metros decidirían este Italia - España. Como en 2008, cuando la historia del fútbol español cambió para siempre, pero con distinto final. 

Unai Simón se volvió a vestir de Casillas por segunda tanda consecutiva. El portero del Athletic paró el lanzamiento de Locatelli, pero Dani Olmo mandó el suyo al cielo de Londres. Belotti, Gerard Moreno, Bonucci, Thiago Alcántara y Bernardeschi no fallaron y el turno fue entonces para Morata. El héroe español volvía a convertirse en villano al tirar mal la pena máxima y al ser parada por Donnarumma. Jorginho, con mucha más calma, engañó por completo a Unai Simón y España puso así el punto y final a su sueño de conquistar la Eurocopa. Esta vez salió cruz e Italia está en la final. 

Italia (4) 1-1 (2) España

Italia: Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson (Tolói, 74'); Barella (Locatelli, 85'), Jorginho, Verratti (Pessina, 74'); Insigne (Belotti, 85'), Chiesa (Bernardeschi, 107') e Immobile (Berardi, 62').

España: Unai Simón; Azpilicueta (Marcos Llorente, 85'), Eric García (Pau Torres, 109'), Laporte, Jordi Alba; Busquets (Thiago, 106'); Koke (Rodri, 70'), Pedri; Dani Olmo, Ferran Torres (Morata, 62') y Oyarzabal (Gerard Moreno, 70').

Goles: 1-0, 60' Chiesa; 1-1, 80' Morata.

Tanda de penaltis: Locatelli: fallo (0-0). Olmo: fallo (0-0). Belotti: gol (1-0). Gerard Moreno: gol (1-1). Bonucci: gol (2-1). Thiago: gol (2-2). Bernardeschi: gol (3-2). Morata: fallo (3-2). Jorginho: gol (4-2).

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a Busquets (51') por España; y a Tolói (97') y Bonucci (118') por Italia.

Incidencias: Encuentro de semifinales de la Eurocopa 2020, disputado en Wembley (Londres, Inglaterra) ante 57.811 espectadores.