El regreso de los aficionados a los estadios y pabellones del deporte profesional es el gran reclamo del sector. Una presión que se venía palpando desde el inicio de temporada, pero que tras la marcha de la tercera ola y la llegada de la vacuna se ha acrecentado hasta el punto de hacerse pública. Tanto LaLiga como la ACB, únicas competiciones consideradas profesionales en España, han pedido que se reconsidere el acceso de los aficionados. Y esta misma semana comenzarán las reuniones. La decisión sobre esta campaña no está tomada y todo depende del análisis sanitario.

Noticias relacionadas

La situación recuerda notablemente a la vivida en enero. El Consejo Superior de Deportes, que es quien tiene la competencia para admitir el público en ambas competiciones, se citó con ACB y LaLiga para tratar el regreso del público a los terrenos de juego. La reunión se acordó en diciembre, pero lo peor estaba por llegar.  Justo en enero, antes de que se desarrollara esa cita, la aparición de la conocida como tercera ola frenó en seco todos los planes. El encuentro se aplazó y la vuelta de los hinchas quedó paralizada.

Han pasado varios meses desde entonces y todas las partes entendían que permitir la vuelta de los aficionados a los estadios y pabellones podía ser algo arriesgado. "Creo que nos queda pasar el mes de marzo y gran parte de abril para pensar que podamos tener público en los últimos partidos de la temporada, que sería mi ilusión", reconoció Javier Tebas, presidente de LaLiga, a principios de marzo.

Javier Tebas, presidente de LaLiga REUTERS

Sin embargo, el buen ritmo de vacunación, el acceso a otras competiciones deportivas, los eventos con público en el sector de la cultura y la distancia de seguridad que se podría mantener en La Liga y la ACB han hecho que las dos competiciones reclamen un cambio en el trato recibido. Algo que puede cambiar esta semana, cuando el ministro Rodríguez Uribes tenga un encuentro con ellos. "Nos reuniremos la próxima semana y vamos a ir viendo cómo evolucionan siempre los acontecimientos", ha anunciado el encargado de Cultura y Deportes.

Diferentes versiones, ninguna decisión

Los últimos días, y como consecuencia del reclamo de aficionados y organizadores, la presión sobre cuándo regresarán los aficionados ha aumentado. Las preguntas a miembros del Gobierno, tanto a la ministra portavoz, María Jesús Montero, como a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, se han sucedido en sus comparecencias. También el ministro de Deportes, Rodríguez Uribes, ha ido matizando sus declaraciones.

María Jesús Montero aseguró que se estaba "trabajando" en ese aspecto. La ilusión, entonces, se disparó. Sin embargo, posteriormente fue Darias quien zanjó que no era el momento oportuno. Rodríguez Uribes la apoyó añadiendo un "a corto plazo" en el que no se verían aficionados. La negativa, que parecía más tajante, cambió cuando el mismo ministro Rodríguez Uribes aseguró que estaban "esperanzados".

José Manuel Rodríguez Uribes, ministro de Cultura y Deporte, en el Congreso de los Diputados Congreso

La postura en estos momentos, según trasladan a EL ESPAÑOL, es que se quiere permitir la vuelta de aficionados lo antes posible. No se dan fechas, pero ni mucho menos se descarta que esta temporada pueda haber público. De hecho, la postura viene siendo la misma últimamente. Pese a la filtración de algunos planes para el regreso de hasta 5.000 aficionados en la competición de fútbol, y a algunas noticias que daban por hecho que habría hinchas en las últimas jornadas de forma tajante, desde el CSD ya se mostraban mucho más cautelosos.

El contacto con las competiciones y con Sanidad es diario. Y la intención de que los aficionados vuelvan lo antes posible también. Pese a ello, recalcan que sigue habiendo miles de personas afectadas por la pandemia y que la decisión deberá tomarse siguiendo criterios sanitarios. Además, pese a esos cambios de discurso entre 'carteras', afirman que la colaboración con Sanidad es total y que no hay disparidad de opiniones.

El calendario, muy ajustado

El gran problema de no tener tomada la decisión aún es el tiempo. Según trasladan insistentemente a EL ESPAÑOL, el objetivo es que el público vuelva cuanto antes, pero siempre y cuando la situación epidemiológica lo permita y no suponga ningún riesgo permitir el acceso de los aficionados. A diferencia de países como Reino Unido, donde establecieron el 17 de mayo como fecha clave, España mantiene en el aire ese calendario de regreso.

Mirando la organización de ambas competiciones, cada vez hay menos tiempo para activar su reincorporación a los estadios. La Liga, por ejemplo, celebrará sus dos últimas jornadas el domingo 16 de mayo y el domingo 23. Serán partidos con horario unificado y con todo por decidir. Descensos, puestos europeos y hasta el campeón de La Liga. No hay nada asegurado.

Además, la antepenúltima jornada se disputará entre semana. En apenas unos días, los equipos españoles volverán a saltar al césped para afrontar el tramo final de la competición. Encuentros que coincidirán casi en el tiempo con las reuniones anunciadas por Rodríguez Uribes. En el caso de que el acceso de aficionados dependiera de cada Comunidad Autónoma, podría darse el caso de cierta desigualdad en la competición nacional.

Imagen del WiZink Center durante la final de Copa del Rey ACB MEDIA

En lo que respecta al baloncesto, el calendario da muchas más opciones. Desde el día 12 de mayo se disputarán varios encuentros aplazados por la Covid-19. La jornada 37, penúltima, se desarrollará entre el martes 18 y el miércoles 19. Y la última jornada será el domingo 23, coincidiendo en este caso con La Liga. Sin embargo, una vez acabada la fase regular, el baloncesto aún tendrá semanas de competición con los playoffs.

Los encuentros comenzarán justo después de la Final Four de la Euroliga, donde participará el Barça como único club español. Tras esta cita, prevista para el 28 de mayo, darán inicio los playoffs de la Liga Endesa. Tras las polémicas de las últimas semanas, las eliminatorias serán todas a tres partidos, por lo que dos triunfos del mismo equipo servirán para finiquitar la ronda, incluida la gran final. Por lo tanto, en estos casos sí habría mucho más tiempo de maniobra que en el fútbol, aunque parece complicado.

[Más información - Las razones de LaLiga para que el Gobierno no ponga trabas al regreso del público a los estadios]