Después de que LaLiga confirmase que están trabajando en la vuelta de los aficionados a los estadios de la Primera y la Segunda División, siguen produciéndose reacciones de los principales actores que tienen este problema entre manos. El retorno del público es una prioridad para los clubes, que se ha visto perjudicados económicamente por culpa de que la Covid-19 sacó a las aficiones de los recintos deportivos. Ahora ha sido Luis Rubiales el que se ha mostrado ilusionado por esta posibilidad.

Noticias relacionadas

"Si hay público en los estadios es buena noticia, pero sobre todo para la sociedad. Sería señal de que la cosa va avanzando y poco a poco las curvas de contagios van mejorando. Me alegro siempre que se respeten las medidas que aconsejan e imponen las autoridades sanitarias. He escuchado que en LaLiga es una posibilidad y ojalá pueda ocurrir. La sociedad necesita ver cosas que nos generen optimismo. Esto es un paso que va a generar alegría", explicó este jueves tras salir de una comparecencia en unos juzgados.

El plan sería volver a introducir gente en los estadios con un máximo de 5.000 espectadores durante las últimas cuatro jornadas del fútbol profesional español. El 9 de mayo, salvo cambio de última hora, se acabará el Estado de Alarma y el Gobierno y LaLiga trabajarían de cara a volver a ver aficionados en las gradas para el segundo fin de semana de mayo. Eso sí, la última palabra la tendría el Consejo Superior de Deportes (CSD), habiendo consultado antes con las Comunidades.

Hay algunas que ya se están negando, como el País Vasco. Es la conclusión que se saca de lo dicho este martes por Bingen Zupiria, portavoz del Ejecutivo del País Vasco: "A día de hoy la situación sanitaria no permite la presencia de público en estadios deportivos. No sabemos cuál será la situación el 8 de mayo", decía. Los estamentos del fútbol nacional parecen de acuerdo en dar este paso, pero tendrán que enfrentarse a algunas trabas.

Otras cuestiones

Precisamente, Rubiales también explicó la situación de la crisis entre esta región y la Federación por el cambio de sede de la Eurocopa de San Mamés a La Cartuja. "Fue difícil asumir que con las medidas que se promulgaban perdíamos la sede de Bilbao. Como ha ocurrido en Dublín. La RFEF ha podido trabajar con UEFA y trabajar sobre la marcha y con urgencia para plantear otra sede. La verdad es que para nosotros es muy importante que juguemos en nuestro país y estar arropados por nuestra afición. Es una buena noticia", argumentó el presidente del ente nacional.

Además, se pronunció sobre el conflicto de la Superliga Europea de la que se ha hablado en las últimas dos semanas: "Ya nos hemos manifestado. Apoyamos la Champions y todo cambio tiene que realizarse dentro de UEFA. Todas las competiciones que sean cerradas como la Superliga no las apoyamos".

[Más información: La vuelta del público a los estadios de La Liga: el freno del País Vasco y la postura del Real Madrid]