Pasadas las 00:00 horas del 19 de abril de 2021, el anuncio de la creación de la Superliga Europea hizo tambalear los cimientos del fútbol tal y como se han conocido hasta ahora. Los doce clubes más importantes de España, Italia e Inglaterra se unían para crear un nuevo torneo que sirviese para "salvar el fútbol".

Noticias relacionadas

Sin embargo, las presiones ejercidas por organismos como la UEFA o la FIFA, las Federaciones de los países, clubes que se han quedado fuera, así como de algunas aficiones han provocado que 48 después del anuncio todo pueda venirse abajo. Este martes los doce equipos se reúnen de urgencia.

Real Madrid, Barcelona, Atlético, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Tottenham, Arsenal, Inter de Milán, Juventus de Turín y Milan fueron los clubes que dieron un paso adelante ante la complicada situación que vive el fútbol actual. Una manera, según ellos, que reduciría los problemas y que preveían que era la solución al escenario actual, con pérdidas millonarias en el último año.

"Los Clubes Fundadores creen que las soluciones propuestas por los reguladores no resuelven las cuestiones fundamentales, que son tanto la necesidad de ofrecer partidos de más calidad, como obtener recursos financieros adicionales para todo el mundo del fútbol", señalaban en su comunicado los doce clubes.

El comunicado provocó un auténtico terremoto en las diferentes instituciones. La UEFA no dudó en señalar que esto atacaba los valores del fútbol y a esta se fueron sumando distintos clubes de Europa. Incluidos otros grandes como Bayern Múnich o PSG, que se quisieron desligar del proyecto ante los rumores.

Amenazas de la UEFA

Ceferin habló después del comunicado de la Superliga para amenazas a los clubes integrantes de la misma y también a sus jugadores: "En cuanto se pueda y después de estudiar la situación habrá que sacar a los equipos de las competiciones". "Se puede jugar una Champions sin esos clubes. En Europa hay muchos equipos y muy buenos. La Champions se jugará, con o sin ellos", afirmó el presidente de la UEFA.

Y no solo a los doce clubes, también quiso mandar un aviso a los futbolistas de estos equipos, asegurándoles que quedarían excluidos de las competiciones también a nivel de selecciones nacionales: "Todos aquellos futbolistas que jueguen en esa competición, no lo podrán hacer con su selección".

Situación en Inglaterra

En el país que más lío se ha montado a raíz del anuncio de la Superliga es en Inglaterra. La Premier League mandó un contundente comunicado en contra del nuevo campeonato: "Los 14 clubes en la reunión rechazaron unánime y enérgicamente los planes para la nueva competición. La Premier League está considerando todas las acciones disponibles para evitar que avance, así como también exigir cuentas a los accionistas involucrados bajo sus reglas".

En su comunicado, la Premier afirmó que continuarán "trabajando con las partes interesadas clave, incluidos grupos de aficionados, Gobierno, UEFA, FA, EFL, PFA y LMA para proteger los mejores intereses del juego y pedir a los clubes involucrados en la competición propuesta que cesen su participación de inmediato".

Además, agradecieron desde la liga inglesa a sus aficionados "y a todas las partes interesadas" por "el apoyo que han mostrado esta semana en este importante tema. La reacción demuestra lo mucho que nuestra pirámide abierta y nuestra comunidad de fútbol significan para la gente".

Los aficionados del Liverpool fueron de los primeros en posicionarse. Aprovecharon el partido ante el Leeds para manifestarse en contra de la creación de la Superliga. Pancartas como "RIP Football" se vieron en la previa del encuentro y no han sido los únicos. También los del Manchester United han tomado cartas en el asunto y los del Chelsea han protagonizado una particular 'sentada' en las inmediaciones de Stamford Bridge este martes.

A raíz de todo esto, desde la BBC anunciaron que en el Chelsea estaban trabajando para recopilar toda la documentación requerida para salirse de la Superliga. Mientras que otros medios británicos recogen que el Manchester City podría ser el siguiente en seguir sus pasos. Aunque, finalmente, los citizens han sido los primeros en anunciar que su adiós.

Todo ello mientras se han ido sucediendo las fake news. Se ha publicado que Ed Woodward dimite como director ejecutivo del Manchester United por el alboroto formado entre los aficionados de los diablos rojos con la Superliga. Pero se ha conocido que su salida ya estaba pactada para este 2021 antes de eso.

Ed Woodward durante un partido del United Reuters

De hecho, no es Woodward el que ha estado en representación del United en las negociaciones de la Superliga con los otros once clubes, sino que ha sido Joel Glazer el que ha estado a los mandos. Este es el copresidente del United, además del vicepresidente junto con Agnelli de la Superliga Europea.

Precisamente, Agnelli también ha sido víctima de una de estas fake news. Después de que saltase lo de Woodward, comenzaba a especularse con que el presidente de la Juventus también presentaba su dimisión. Noticia que ya se han encargado de desmentir. De hecho, Pirlo ha sido uno de los que han apoyado públicamente el nuevo torneo.

El técnico de la Vecchia Signora ha revelado que el propio Agnelli ha explicado a los jugadores y al cuerpo técnico el proyecto de la Superliga este mismo martes. Así como también ha expresado que es el presidente bianconero el que saldrá a hablar para dar las pertinentes explicaciones sobre la nueva liga. Pero para Pirlo no hay que poner ni un 'pero' al torneo: "La Superliga será un desarrollo para el mundo del fútbol, una novedad".

Bayern Múnich y PSG

La idea inicial es que otros tres clubes se uniesen a los fundadores para formar parte de los puestos fijos de la Superliga Europea. Se esperaba que estos fuesen Borussia Dortmund y Bayern Múnich, en representación de Alemania, y PSG, de Francia. Sin embargo, tanto el conjunto bávaro como el Paris Saint-Germain han rechazado públicamente este revolucionario campeonato continental.

Por parte del Bayern Múnich, su presidente, Herbert Hainer, ha señalado la posición del club germano: "Nuestros socios y aficionados rechazan una Superliga. Como FC Bayern, nuestro deseo y nuestro objetivo es que los clubes europeos vivan esta maravillosa y emocionante competición de la Champions League y la desarrollen junto con la UEFA. El FC Bayern dice no a la Superliga".

"En nombre del Consejo de Administración, puedo afirmar expresamente que el FC Bayern no participa en la Superliga. El FC Bayern se solidariza con la Bundesliga. Fue y siempre es un gran placer para nosotros poder jugar la Champions League como representante de Alemania. Todos recordamos con cariño nuestra victoria en la Champions League en Lisboa en 2020, un momento tan feliz nunca se olvida. Para el FC Bayern, la Champions League es la mejor competición de clubes del mundo", añadió Rummenige.

Por otro lado, Al-Khelaifi también se ha posicionado contra la Superliga: "Creemos que toda propuesta sin el apoyo de la UEFA, una organización comprometida en hacer progresar los intereses del fútbol europeo desde hace 70 años, no resuelve los problemas a los que la comunidad del fútbol se enfrenta; más bien al contrario, pues está motivada por intereses personales".

[Más información: Ceferin, de soñar con ser un Robin Hood moderno a acabar incendiando el mundo del fútbol]