La censura machista en Irán hizo acto de presencia en la retransmisión del partido entre Tottenham - Manchester United de la Premier League. Ambos conjuntos se enfrentaron el pasado domingo en la jornada doméstica y los de Solskjaer consiguieron llevarse los tres puntos fuera de casa. Sin embargo, los aficionados en territorio iraní no pudieron ver el encuentro en su totalidad por decisión de la cadena. Una de las asistentes arbitrales era mujer y llevaba pantalones cortos, lo que llevó a la realización a cortar más de un plano para evitar que apareciera en imagen.

Noticias relacionadas

Concretamente, la retransmisión sufrió más de 100 cortes diferentes para que la linier no saliera en pantalla al llevar pantalones cortos. Así lo ha denunciado My Stealthy Freedom, una asociación que lucha contra el machismo en Irán y que ha cifrado en más de un centenar los planos censurados por la cadena del país. "Los censores de la televisión se pusieron nerviosos por la presencia de una árbitra en pantalones cortos", han denunciado desde la plataforma.

"Su solución", como han explicado desde la asociación, "fue cortar la acción" del juego y, en su lugar, "mostrar vistas de las calles de Londres, lo que ridiculizó el partido" en varias ocasiones. Incluso al término del partido, según han criticado, desde la retransmisión de bromeó con los espectadores al espetar que esperaban que todos los televidentes hubiesen disfrutado del "espectáculo geográfico" emitido en directo.

McDominay celebra su gol con el Manchester United EFE

Sian Massey-Ellis, la colegiada en cuestión que fue censurada en la retransmisión, únicamente vistió el uniforme estipulado por el cuerpo arbitral con pantalón corto. El hecho de ser mujer fue la única razón por la que la realización del canal iraní decidió torpedear la retransmisión en directo para evitar que salieran sus piernas en el plano.

El Manchester United acabó llevándose el partido con un triunfo de 1-3 que le valió para reafirmarse como segundo clasificado de la Premier League. El equipo de Mourinho, por su parte, continúa sin despegar en la clasificación y se mantiene en la zona media peleando por puestos europeos. Pese a ello, en Irán el protagonismo no lo tuvo el fútbol sino la censura machista por unas piernas femeninas.

Las polémicas de Irán

No es la primera vez que la censura llega a la televisión estatal de Irán. Ya en 2018, y con Carles Puyol como afectado, la oposición política criticó en el parlamento del país la censura al central catalán. El ex del Barça iba a acudir a un programa deportivo para hablar del Mundial de dicho año, pero finalmente se canceló la invitación. En las agencias de noticias del país se llegó a especular que la melena del jugador fue el causante de su 'expulsión'. Otras informaciones apuntaron a que el revuelo generado meses antes por pagar a Figo, en vez de a un jugador nacional, llevó a cambiar la estrategia de colaboradores en los programas.

El mismo año, también en uno de los canales estatales, se censuró el escudo de la Roma ya que aparecía Rómulo y Remo siendo amamantados por la Loba Capitolina, una de las esculturas más famosas de Italia y símbolo del conjunto romano.

[Más información - El autobús del Real Madrid, apedreado en el trayecto a Anfield para jugar contra el Liverpool]