Si el partido de España contra Grecia dejo algo positivo fue el debut de Bryan Gil con la Selección. A sus 20 años enseñó en el campo los motivos que avalan su llamada por el combinado nacional: personalidad y valentía al encarar. Tras un gran año el que está haciendo con el Eibar, lo que le faltaba era mostrarse en un escenario principal y eso hizo contando con apenas 25 minutos en el campo. Este domingo podrá confirmarse.

Noticias relacionadas

Bryan Gil ha impactado en su estreno en la Selección que es, quizás, lo más complicado que puede hacer un futbolista tan joven al dar un salto de tal categoría. No se equivocó Luis Enrique, aunque no sorprenderá lo que hizo a los que le llevan siguiendo de cerca durante esta temporada. Pidió el balón, generó ocasiones y dio soluciones en ataque a un equipo que las necesita para la Eurocopa.

El fútbol de España necesita gente diferente y eso es lo que atrae Bryan Gil, un chico nacido en Hospitalet, pero criado en Barbate. A los seis años entró en la escuela de fútbol de la localidad gaditana, aunque no tardó, tres años después, en ser captado por el Sevilla para su cantera. Ya entonces en el club hispalense sabían del diamante que entraba a formar parte de sus categorías inferiores, arropado por el entrenador Ernesto Chao.

Bryan Gil, de orígenes humildes, se llevó a sus padres y a su hermano a vivir con él cuando pasó a formar parte del primer equipo del Sevilla. Debutó en 2019 en un partido de Liga, convirtiéndose en el primer futbolista nacido en el siglo XXI, el 11 de febrero de 2001 para ser exactos, que se enfunda la camiseta del Sevilla en partido oficial. Con solo 17 años dio un salto muy importante y no ha dejado de crecer hasta ahora.

El paso del Sevilla

Tampoco ha sido un camino fácil, ya que ha tenido que pasar por dos cesiones, primero en el Leganés y ahora en el Eibar. Lo que está claro es que al Sevilla se le han acabado las 'excusas' para no contar con Bryan Gil la próxima temporada y ya se van dando pasos para ello.

Bryan Gil recorta a Nyom EFE

El primero fue el mensaje de Julen Lopetegui tras la llamada de Bryan Gil por la Selección. "Si Dios quiere el año que viene va a ser un jugador muy importante aquí", dijo el técnico vasco en Radio Sevilla esta semana.

El siguiente paso es la renovación. Bryan Gil termina contrato en 2023, pero el Sevilla lleva meses buscando ampliarlo. El motivo no es otro que atar en corto a su perla, que tiene una cláusula de rescisión de 40 millones de euros que le puede hacer muy atractivo de cara a los grandes de Europa, más si cabe si su final de temporada sigue en la línea in crescendo que ha llevado hasta ahora.

La realidad del Barça

De hecho, ya hay un grande que ha llamado a su puerta o, al menos, se ha descubierto su interés: el Barcelona. No es nuevo, pero el nombre de Bryan Gil ya se ha relacionado con el club catalán antes y después de la elección de Joan Laporta como presidente. Lógico que la perla sevillista guste, pero la realidad económica que atraviesa la entidad azulgrana hace que sea imposible que acometa su fichaje por el pago de la cláusula.

El Sevilla, sin embargo, tiene de qué preocuparse. Las últimas informaciones apuntan a que Bryan Gil ha frenado por ahora su renovación, la cual ampliaría su cláusula hasta los 150 'kilos'. Su cotización no para de crecer y el jugador quiere valorar sus opciones de futuro, teniendo en cuenta que todavía le quedan dos años de contrato. Este domingo, en Tiflis, se podrá volver a seguirle de cerca.