El fútbol femenino sigue con su avance. El Mundial de Francia supuso un antes y un después, con una gran cobertura para este tipo de cita que nunca antes se había visto. Aún queda mucho por hacer y mientras cada vez es más habitual que las jugadoras acaparen minutos y espacios en la prensa, otra figura aparece: la de las entrenadoras.

Noticias relacionadas

En el Mundial de 2015, tan solo tres mujeres se sentaron en los banquillos en la cita celebrada en Canadá. En Francia 2019, fueron nueve, si bien es cierto que también aumentó el número de selecciones participantes de 16 a 25. Un claro síntoma del progreso y también de que este es el guion a seguir en los próximos años.

Es por eso por lo que ahora el objetivo de la FIFA se centra en seguir impulsando el papel de las mujeres entrenadoras de cara al Mundial de Australia y Nueva Zelanda de 2023. Para ello, comienzan unos cursos de formación con el objetivo de que cada vez sean más mujeres las que se coloquen en la banda para dirigir a los equipos.

Desde el máximo organismo del fútbol mundial ven esto como una oportunidad de crear nuevos referentes que animen a las siguientes generaciones a tomar este camino. Sin ir más lejos, la exjugadora Katie Duncan, quien colgó las botas tras la Copa del Mundo de Francia, es una de las que se ha animado a dar ese paso al frente.

"Siempre me ha gustado la sensación de seguir siendo 'parte de un equipo'. Ese aspecto de ser entrenadora me ha ayudado mucho en mi transición de jugar a dejar de jugar. Es fantástico ver a tantas mujeres jóvenes con ilusión y con el deseo de aprender de las experiencias y los conocimientos que puedo transmitirles. Por encima de todo, disfruto del reto que supone entrenar desde el punto de vista del aprendizaje y el deseo de querer mejorar constantemente", asegura Duncan.

La exjugadora fue una de las intocables de la selección de Nueva Zelanda y es que es este país el que ha iniciado estos cursos. Una formación, un proyecto, necesaria, ya que como Katie Duncan afirma para los medios de la FIFA existen "varias razones por las que el número de entrenadoras sigue siendo relativamente bajo".

Vivianne Miedema y Katie Duncan, durante un partido entre Holanda y Nueva Zelanda en 2015 Reuters

"Por nombrar algunos ejemplos, creo que el hecho de que haya habido una carencia de referentes para las futbolistas jóvenes es un factor importante. Además, sé por experiencia el reto que supone tener una familia joven, y a veces es complicado encontrar el equilibrio entre tu profesión y ser madre y esposa al mismo tiempo. Otro ejemplo podría ser la brecha salarial que existe entre una entrenadora de un equipo femenino y lo que se gana en el fútbol masculino", apunta la neozelandesa.

Romper barreras

En Nueva Zelanda se están tomando muy en serio romper ese techo de cristal de las mujeres en la función de entrenadoras. Desde el país afirman que tal vez hay miedo o pudor para comenzar esta carrera y es por eso por lo que Gemma Lewis, Natalie Lawrence, Maia Vink, además del actual seleccionador neozelandés, Tom Sermanni se ponen a los mandos de este proyecto.

Las solicitudes no se han hecho esperar y, de hecho, el número ha sido más alto del que en un principio esperaban. Un motivo más para seguir adelante y que este sea el ejemplo a seguir en otros rincones del planeta. Ashleigh Cox, directora de desarrollo del fútbol femenino en Nueva Zelanda, ha hablado sobre ello, también para la FIFA.

"Con este programa no solo esperamos abrir las puertas a más mujeres que desean dedicarse a entrenar a un alto nivel, sino también servir de inspiración a otras para que dirijan a nivel local, ya que habrá más formadoras de entrenadoras impartiendo cursos", ha afirmado.

"Los índices de participación aumentan de manera constante, tenemos la Copa Mundial Femenina de la FIFA a la vuelta de la esquina y un fuerte deseo de que haya más entrenadoras en el fútbol. Vemos esto como una oportunidad para formar líderes que, posteriormente, pasen a educar, orientar y servir de inspiración a la siguiente generación de mujeres que quieran ser entrenadoras", ha sentenciado.

[Más información - El éxito de Press y Heath: las 2 jugadoras del United que venden más camisetas que Pogba y Rashford]