Erling Haaland volvió a ser el protagonista del partido que enfrentó al Borussia Dortmund y al Sevilla. Como en la ida, el delantero noruego fue elegido mejor jugador del partido de vuelta disputado este martes. Metió dos goles, el segundo de ellos de penalti entre una tremenda polémica por un gol anulado, un penalti detenido por Bono que tuvo que ser repetido y el tanto final.

Noticias relacionadas

"Fallé porque el portero hizo trampa en algo. Luego lo intenté y volví a golpear cuando no estaba haciendo trampa. Para ser honesto, estaba un poco nervioso antes del segundo penalti. Pero me concentré en el gol. Estamos en la siguiente ronda, eso es fantástico", dijo sobre el tanto el penalti en declaraciones a beIN Sports.

Que el noruego sea tan duro con Bono no es casual. Entre ambos saltaron chispas durante esos dos penaltis, el que paró el meta sevillista y el que metió el ariete del Dortmund. Cuando se terminó por encender todo fue cuando Haaland celebró el gol provocando a Bono, tal y como este antes se había burlado tras detener la primera pena máxima que luego se tuvo que repetir. Aquello acabó en tangana.

Tangana en el Borussia Dortmund - Sevilla tras el gol de Haaland Reuters

Haaland explicó ante los micrófonos cómo sucedió toda la trifulca: "Cuando fallé, el portero se burló. Entonces lo volví a tirar, lo marqué y ya no se burló, así es el karma. Cuando me gritó en la cara en el primer penalti pensé: 'tengo que marcar otro gol".

"Fue un partido muy duro. Ahora estoy cansado, pero estar clasificado para la siguiente ronda hace que uno se sienta muy bien. Sabíamos que iba a ser difícil. La ventaja en el descanso fue importante, también porque el Sevilla ejerció mucha presión", añadió ya más allá de la polémica.

Haaland irrumpe

El noruego se convirtió en el verdugo del Sevilla con un póker de goles y de paso confirmó su irrupción estelar en la Champions League al convertirse en el jugador que ha necesitado menos partidos en alcanzar veinte tantos en la máxima competición continental, así como el más joven en lograrlo.

La zaga sevillista sufrió en sus propias carnes el poderío del delantero noruego que impulsó al Borussia Dortmund hacia los cuartos de final. Dos tantos en el Ramón Sánchez Pizjuán y otros dos en el Signal Iduna Park liquidaron a un Sevilla que cayó con honor y que al final estuvo a un paso de forzar la prórroga.

Haaland, máximo artillero de la presente edición con 10 dianas, alcanzó las dos decenas de goles con 20 años y 231 días, con lo que supera al francés Kylian Mbappé, que llegó a esa cantidad con 21 años y 355 días, al argentino Leo Messi (22-266) y a Raúl González (22-297).

Y en cuanto a partidos, ha necesitado tan solo catorce, diez menos que el inglés Harry Kane cuando lo consiguió en noviembre de 2019 y doce menos que el italiano Alessandro del Piero en abril de 1998.

[Más información: Haaland, la primera guerra entre Real Madrid y Barcelona con Laporta como presidente]