La muerte de Diego Armando Maradona sigue siendo investigada por las autoridades argentinas. El '10' perdió la vida el pasado 25 de noviembre en su casa de Tigres y la duda sobre si existió una posible negligencia sigue protagonizando el caso. El adiós definitivo al astro sigue sin poder producirse al desconocerse si su muerte se debió, además de a su condición de salud, a un posible mal cuidado por parte del equipo que se encargaba de él.

Noticias relacionadas

Los últimos mensajes que han salido a luz no dejan en un buen lugar ni a los médicos privados ni a los psicólogos que se encontraban con Maradona. Desde Leopoldo Luque, que se encargaba de la salud de 'El Pelusa' hasta el psicólogo Carlos Díaz y a la psiquiatra Cosachov. Los tres formaban parte de un grupo de WhatsApp con las hijas del jugador donde trasladaban toda la información sanitaria de Maradona, aunque no cumplieron a rajatabla esta norma.

Según revela Página12, los tres conocían el mal estado de salud de Maradona antes de su muerte. De hecho, Carlos Díaz llegó a alertar a Agustina Cosachov de la peligrosa situación a la que se que estaban enfrentando. "O perdemos la matrícula y vamos en cana o somos semidioses", aseguró este a su compañera en una clara muestra de que conocían las dudas de que saliera todo bien.

Sin embargo, otro de los mensajes publicados involucra a Leopoldo Luque y deja más aún en evidencia al equipo médico que se encargaba de Maradona. Díaz escribió a Luque y le pidió discreción ante la situación de Diego Armando. "Lo vi temblando el domingo, pero mantengámoslo en privado", aseguró. Así, evitaba que las hijas del exjugador conocieran que su padre no estaba del todo bien.

Giannina Maradona junto a su padre, Diego Maradona Instagram

Este último mensaje se produjo el 17 de noviembre, unos días previos a que Maradona perdiera la vida. El mismo medio publica otros mensajes como el que envió Luque a su chófer y en el que le confirmaba que quería 'limpiar' su clínica, que fue allanada por las autoridades. "Quiero zafar del allanamiento. Ya limpié todo", subrayó.

Se estrecha el cerco

Hace unos días, en plena investigación, se dio a conocer el miedo que ha vivido la psiquiatra Cosachov sobre los tratamientos realizados. "Yo tengo cagazo -miedo- de que me quieran empomar -sancionar- por los remedios", se sinceró Cosachov.

Todos ellos se enfrentan a un posible delito de homicidio culposo. Las hijas de Maradona han criticado en numerosas ocasiones las condiciones en las que se encontraba su padre. Imágenes como las de la vivienda donde pasó sus últimos días con vida, sin ir más lejos, permitieron dar credibilidad a los testimonios que señalaban los malos cuidados que estaba sufriendo el exjugador. La defensa de los criticados, por el momento, es que el Díez siempre fue un paciente muy difícil por la situación que vivía.

Leopoldo Luque, en una comparecencia que realizó a los pocos días de que la Policía entrara en su clínica, llegó a explicar que la muerte de Maradona, por el tipo de paciente que era, no supuso ninguna sorpresa. "Diego tuvo un evento fortuito, un ataque cardíaco que en un paciente como él es lo más común del mundo que muera así", expresó.

[Más información - La psiquiatra de Maradona, en la Fiscalía: un certificado falso y un mensaje sospechoso]