La gallina de los huevos de oro, en Sevilla, tiene nombre y apellidos. Ramón Rodríguez Verdejo, 53 años y natural de San Fernando. Todos en el mundo del fútbol le conocen por 'Monchi'. Por eso y, principalmente, por su talento al frente de la dirección deportiva del Sevilla. Es el intocable, el pilar fundamental del proyecto por mucho que se cambie de entrenador. El encargado de descubrir las nuevas perlas del planeta y, por ende, de sustentar económicamente la estrategia del Sevilla CF. La historia más reciente del club hispalense no se entiende sin Monchi.

Noticias relacionadas

El encargado de gestionar, en su mayoría, las altas y bajas del equipo andaluz siempre se han caracterizado por ser una estrella en lo suyo. Captar jóvenes jugadores, especialmente de origen brasileño y corta edad, hasta convertirlos en verdaderas estrellas capaces de duplicar su valor de mercado. Toda una forma de funcionar económicamente y que ya forma parte de la idiosincrasia del Sevilla.

Monchi, que llegó en el 2000 y se mantuvo hasta el 2017, fue el culpable de que cracks como Dani Alves, Escudé, Kanouté, Baptista, Palop, Renato, Luis Fabiano y un sinfín de nombres inolvidables en la historia del conjunto del Sánchez Pizjuán vistieran dicha camiseta. Sin él, todo hubiera sido diferente. En 2017 decidió que su etapa había acabado. Quería un cambio de aires. Probar cosas nuevas. Lucirse en otro equipo. Y llegó un AS Roma que buscaba una nueva etapa. Monchi aceptó y ese mismo verano se convirtió en el director deportivo del cuadro italiano.

Frente a los 17 años en el Sevilla, tan solo dos en la Roma. Cerca de 22 fichajes realizados y un proyecto que no terminó de cuajar. Monchi había fracasado, teniendo en cuenta su gran historial, en el cuadro romano. Malos resultados deportivos, tanto en la Serie A como en la Champions, y una mecánica de fichajes que tampoco se acercó a la del Sevilla -más de 230 millones de euros gastados en ventas, y menos de 220 recuperados en traspasos-.

Tocaba reflexionar, pero apenas tuvo tiempo. Ese mismo verano de 2019 regresó a su Sevilla para empezar un nuevo proyecto. Julen Lopetegui era el nuevo entrenador tras su mala experiencia en la Selección y el Real Madrid. La ilusión volvía a la afición del Pizjuán. Se confiaba en poder recuperar el estatus de club de referencia. Y no decepcionaría, ni Lopetegui ni Monchi con sus decisiones en el mercado de fichajes.

Lucas Ocampos con el Sevilla La Liga

Ese mismo verano se acometieron varias incorporaciones y se gastaron un total de 177 millones de euros, generando un balance negativo de menos de 50 'kilos'. Sin embargo, ese déficit es fácil de recuperar gracias a varias de las caras nuevas captadas por Monchi. Porque, a pesar incluso de los otros 50 millones de euros en negativo de este último mercado, las perlas reveladas por Monchi bastan para cubrir en un futuro traspaso esos huecos en las cuentas.

Solo tres nombres de la 2019/2020 sirven para ello. Son los últimos grandes descubrimientos de Monchi y que, menos de dos años después, están dando resultados. Sin olvidar los buenos resultados ligueros, el título de Europa League y la buena imagen de la Supercopa de Europa, en términos económicos el éxito ha sido más bien similar. Siempre y cuando, eso sí, el Sevilla acierte con el momento de su traspaso. Algo que Monchi controla a la perfección y que ha quedado reflejado en los últimos meses.

Uno de esos nombres es el de Diego Carlos. El brasileño llegó la temporada pasada procedente del Nantes y con solo 15 millones de euros en el traspaso. Podría parecer un precio elevado para un jugador algo desconocido para la mayoría del aficionado europeo. Pero nada más lejos de la realidad. Siguiendo los datos de la web especializada en valor de mercado, Transfermarkt, Diego Carlos ha alcanzado su cima de valor en el Sevilla. Un total de 50 millones de euros, según estos análisis, frente a los 15 'kilos' que costó a la entidad hispalense.

Diego Carlos durante un partido del Sevilla La Liga

La evolución del brasileño es muy similar a la de Lucas Ocampos. Este, en su caso, ha tenido problemas de lesiones recientemente. Un frenazo a su impacto que, pese a todo, tampoco ha repercutido demasiado en su valor de mercado. Según estos mismos datos, Ocampos, que también costó 15 millones de euros el año pasado, actualmente podría ser traspasado por 45 'kilos'. Su tope, como en el caso de Diego Carlos, ha llegado a estar en los 50.

Sumando estas dos incorporaciones, con un coste de 30 millones de euros, el Sevilla ya podría alcanzar prácticamente los 100 millones de euros en calidad de traspasos. Restando la inversión realizada, quedaría en unos 70 'kilos' el beneficio del club hispalense si ambos abandonaran la plantilla en el próximo mercado. Eso teniendo en cuenta que no continúen su escalada de valor, pues el equipo de Lopetegui sigue con vida en todas las competiciones.

El caso Koundé

El central francés es el caso más llamativo. Ya se convirtió en protagonista la temporada pasada cuando, gracias a los 20 millones de traspaso más cinco en variables se convirtió en el fichaje más caro de la historia del Sevilla. Solo 25 'kilos' que por aquel entonces defendió a capa y espada Monchi. "Soy la apuesta de Monchi", llegó a reconocer el francés tras abandonar Burdeos con solo 20 años.

Koundé, en dos temporadas y especialmente en esta última, ya ha sido relacionado con los grandes de Europa. Incluido el Real Madrid, que en estas fechas vuelve a ser vinculado con el zaguero galo. Y no es para menos. Koundé convence en defensa, pero también con su habilidad con el balón y hasta sus habilidades para atacar la portería contraria. Tres goles acumula la actual campaña entre todas las competiciones.

Koundé despeja un balón ante el Cádiz La Liga

Ese potencial en el campo se ha transformado en un crecimiento de valor de mercado. Transfermarkt lo cifra en 50 millones de euros de precio. Sin embargo, todo apunta a que esa cantidad no hará más que crecer en las próximas fechas si el francés mantiene su meteórica evolución. Algo que saben perfectamente en las oficinas del Sevilla, que ya rechazaron hace un tiempo una oferta del Manchester City.

El club inglés trasladó una oferta de unos 55 millones de euros por Koundé. En tiempos de coronavirus, la cifra parecía irrechazable. Sin embargo, y pese a estar todavía en el principio de la temporada, decidieron negarse a dejar salir a su jugador. El tiempo le ha dado la razón a Monchi: 55 'kilos' no parecen suficientes para el jugador francés, que sigue convenciendo con sus últimas exhibiciones.

Sumando estos tres jugadores, con un desembolso de 55 millones de euros, el Sevilla podría sacar más de 100 'kilos' cumpliendo con el valor de mercado que marcan webs especialistas como las citadas.

[Más información: Primer asalto para el Sevilla: Koundé y Rakitic condenan al Barcelona]