Pasó desapercibido su fichaje durante la temporada 2019/2020. Quizá porque era una contratación al estilo de la tendencia de esta década: seis millones, con vistas al futuro y con la sensación de ser una ruleta rusa en la que el Barça esperaba que la bala acertase. Y el disparo, por ahora, va bien encaminado. Pedri González cumple este miércoles 18 años y su regalo adelantado están siendo todas las oportunidades que le está brindando Koeman. Él, las está correspondiendo con buen juego y es una de las pocas ilusiones que tiene la afición culé en los últimos meses.

Noticias relacionadas

Con el futuro de Leo Messi más en el aire que nunca después de que estallara su caso, Pedri es uno de los destinados a dar el relevo generacional para el nuevo proyecto del Barça que comenzará cuando a finales de enero un nuevo presidente se haga cargo de la entidad. El canario está demostrando cualidades para hacerse con la mediapunta o uno de los costados de la entidad si el argentino decide abandonar el Camp Nou. Así lo hizo este martes en Kiev ante el Dinamo sin el argentino en el campo.

Todo ello mientras está en pleno proceso de crecimiento y aún no ha completado su etapa de formación. A pasos agigantados, todo apunta a que el conjunto culé tendrá que pagar los cuatro millones más que hay en el acuerdo con Las Palmas este año por jugar más de 45 minutos en 25 partidos. Aunque no está para tirar cohetes la economía azulgrana, será el dinero que desembolsen con más placer en los últimos meses por las muestras positivas que ha dejado el canario.

Pedri González, durante un partido con el Barça LaLiga

También apunta a ser relevante en la Selección. Por ahora, su puesto sigue vinculado a la sub21 donde Luis de la Fuente le dará este próximo 2021 un puesto en el Europeo y, por qué no, en los Juegos Olímpicos. El gran número de extremos con los que ha contado en las últimas convocatorias Luis Enrique le cierra todavía las puertas de la absoluta. Pero, si sigue con esta progresión, todo hace pensar que pronto recibirá esa llamada del asturiano.

Sin límite

Con esos primeros retos para estar inmiscuido en otra generación histórica, el de Tegueste quiere comenzar a brillar como proyecto de estrella que es. Su presencia en los onces de Koeman de forma habitual ya no sorprende a nadie. Es, sin duda, la mejor contratación de la temporada aunque Dest quiere plantarle cara para llevarse ese premio. Él mismo marcará su límite que, en esta primera temporada en la élite, promete estar muy alto.

Calidad, desborde, trato de balón, posicionamiento sobre el campo... y así hasta una infinidad de condiciones positivas que, por ahora, solo se ven limitadas por la falta de experiencia. Ese grado, poco a poco, va desbloqueando esas cualidades que fueron muy atractivas para los culés. Después de recibir muchas llamadas y acudir a las ciudades deportivas de muchos clubes, finalmente, se decantó por el Barça. El aficionado español solo espera que las oportunidades no desaparezcan para que siga creciendo un proyecto de talento.

[Más información: Pedri y el 'no' del Real Madrid: se descubre por qué no pasó la prueba]