El FC Barcelona alargará su delicada situación institucional algunas semanas más. La moción de censura impulsada por varias asociaciones y grupos opositores al actual presidente, Josep María Bartomeu, ha obtenido los apoyos necesarios entre los socios para ser valorada en un referéndum sobre la continuidad de la Junta Directiva.

Noticias relacionadas

El respaldo al voto de censura era toda una incógnita. La última que se había realizado, con Benedito al frente del movimiento, no salió adelante al no obtener las firmas necesarias para votar en una consulta. Y, debido a la continuidad de Leo Messi en el Barça y a las dificultades de movilidad de la afición por la pandemia del coronavirus, había notables dudas sobre si saldría adelante la propuesta de una moción.

Finalmente, las 16.521 firmas necesarias para votar en el referéndum la continuidad o no de la actual Junta Directiva han sido validadas. Antes de la fecha límite y tras unos últimos días donde el apoyo parecía confirmado. La directiva del Barcelona, que ya se había mostrado sorprendida en el momento que se presentaron más de 20.000 rúbricas, veía como se cumplían sus peores pronósticos.

Ahora continúa el proceso para poner punto y final a la presidencia de Josep María Bartomeu en el FC Barcelona. Los estatutos del club son claros y en, como máximo 20 días, la masa social azulgrana tendrá la oportunidad de mostrar su opinión sobre el máximo órgano directivo de la entidad. Eso siempre y cuando Bartomeu y su Junta no decidan dimitir para evitar hacer historia al convertirse en el primer presidente blaugrana cesado por una moción.

Los plazos del referéndum

La consulta sobre si Bartomeu y su equipo deben seguir al frente del FC Barcelona tiene una fecha máxima de 20 días desde que la mesa del voto de censura haga oficial los resultados. La primera información existente fue la publicada por Jordi Farré, impulsor de la moción y presente en el recuento de las firmas, que subrayó que el objetivo ya se ha alcanzado.

Josep Maria Bartomeu y Ronald Koeman, durante la presentación del entrenador holandés EFE

Una vez la mesa transmita a la entidad que se debe dar luz verde al referéndum para votar la moción de censura, el FC Barcelona tendrá que esperar un mínimo de diez días para poder anunciar el referéndum a contar desde el día siguiente al anuncio. Además, no podrá esperar más de 20 días hábiles tal y como recoge el artículo 55 de los estatutos. En esta denominación solo se excluyen los domingos, que no entrarían en las cuentas. Es decir, que si nada cambia, la intención es que en octubre ya se pueda haber decidido si Bartomeu sigue o no. Según transmiten a EL ESPAÑOL fuentes de la moción de censura, octubre es el mes clave, pero no se descarta que el Barça pueda alargar los plazos.

Y es que la situación sanitaria podría influir y mucho en cuándo se votaría en el referéndum. La Generalitat ha permitido que las entidades deportivas puedan votar decisiones internas por vía telemática. Sin embargo, no se incluyen asambleas de gran relevancia ni mociones de censura. Por ello, la Conselleria de Salut debería dar el visto bueno a que se celebrara ese acto masivo para votar la moción contra Bartomeu. Algo que podría acabar cambiando las fechas previstas.

En todo este calendario, la directiva tiene una fecha clave y en la que la presencia de Bartomeu es toda una incógnita. El 25 de octubre se celebrará la Asamblea de Socios Compromisarios del Barcelona y, además, se jugará El Clásico contra el Real Madrid en el Camp Nou. Un día clave y que podría convertirse en la fecha de la votación.

La opción de dimitir

Bartomeu tiene un dilema. Enfrentarse a una moción de censura que tendría que obtener dos terceras partes del apoyo de los socios, es decir, cerca del 66% de los respaldos en la votación. La otra opción es dimitir, evitando así convertirse en el primer presidente de la historia del FC Barcelona en ser cesado por los socios del club.

Sin embargo, no bastaría con su simple dimisión. Los estatutos recogen cualquier situación y, entre ellas, la de que la Junta Directiva dimita. Eso implicaría convocar posteriormente elecciones en el plazo de tres meses y, por ende, se adelantaría la fecha marcada por Bartomeu para marzo de 2021.

Para que esto ocurriera debería dimitir Bartomeu y el 50% de la Junta Directiva. Sin presidente ni vicepresidente, el club procedería a convocar las elecciones, dando el pistoletazo de salida a la campaña electoral del Barcelona. La otra posibilidad recogida es que dimita el 75% de la directiva, sin contar con el presidente. La dimisión, poco a poco, ha ido ganando peso en el entorno de la cúpula culé.

Celebración de los impulsores de la moción contra Bartomeu EFE

La crisis económica

Este primer triunfo de los opositores de Bartomeu llega justo en un momento delicado a nivel económico para el Barcelona. La entidad catalana emitió a principios de semana el balance del ejercicio, donde confirmaba pérdidas cercanas a los 100 millones de euros debido a la pandemia del coronavirus. Pero, además, recientemente ha informado a trabajadores y deportistas que se procederá a una modificación salarial para poder hacer frente a las complicaciones económicas.

Es justo esta la razón por la que no se han podido acometer grandes fichajes en este mercado. El Barcelona, con Koeman a la cabeza, pretendía realizar toda una revolución en el vestuario. Los veteranos iban a salir, dejando cierto colchón en las cuentas del club, y el técnico holandés tendría la posibilidad de incorporar a caras nuevas y jóvenes. Sin embargo, la entidad blaugrana intentó apurar sus opciones hasta el final del mercado pero ni Eric García ni Depay, objetivos públicos, pudieron cerrarse.

Bartomeu, por lo tanto, está más cerca de su fin. Bien en una moción de censura que podría llevarle a los libros de historia de la entidad o, por el contrario, con una dimisión que evitaría el rechazo de la masa social blaugrana.

[Más información - La moción de censura contra Bartomeu es un hecho: validadas las 16.521 firmas necesarias]