Los clubes siguen temiendo a este parón internacional con la segunda ola de la pandemia de la Covid-19 azotando con fuerza. Es por lo que el Ajax ha decidido que ninguno de sus jugadores cuyas selecciones fueran a jugar encuentros en África se mueva de Amsterdam en esta fecha FIFA. El organismo internacional obligaba siempre a las entidades a que dejaran libres a los miembros de sus plantillas que fueran llamados por sus países, pero, tras la pandemia, esta norma se ha flexibilizado.

Noticias relacionadas

Por esta razón, Marruecos no podrá contar ni con Noussairr Mazraoui ni con Zakaria Labyad; Ghana tampoco tendrá en sus filas a Mohammed Kudus frente a Mali y Qatar; ni Burkina Faso verá a Lassina Traoré con la camiseta de su selección para medirse al Congo y Senegal. El Ajax entiende que África es el lugar más conflictivo para hacer frente al coronavirus y, ante el riesgo de contagio, prefieren que permanezcan en la capital de los Países Bajos.

Cabe remarcar que este país está endureciendo las medidas para la prevención de los contagios después de que en las últimas semanas las cifras hayan aumentado de forma preocupante. Tanto es así que se han vuelto a cerrar los estadios, cuando en la Eredivisie ya entraba gente. También se ha visto como ejemplo que se suspendieron las etapas del BinckBank Tour o la clásica de las Ardenas, la Amstel Gold Race.

Lassina Traoré, durante el partido entre el Ajax y el Groningen EFE

Hay una excepción entre los africanos del Ajax. André Onana sí podrá jugar con Camerún el único partido que disputa esta selección durante todo el parón internacional. Será precisamente un amistoso en Utretch frente a la selección neerlandesa. En cualquier caso, se espera que estas mismas medidas se vuelvan a aplicar de cara al próximo parón de noviembre donde, por ejemplo, el portero tendría que volar a África para enfrenatrse a Mozambique.

Miedo a los contagios

Si ya había miedo a los contagios, la aparición de casos positivos en Suiza, Ucrania y Francia ha provocado que los clubes hayan pedido a sus jugadores que extremen las medidas de protección. El mismísimo Real Madrid ya se ha visto perjudicado con Andriy Lunin, positivo por coronavirus mientras estaba con la selección ucraniana en París para el amistoso contra los galos.

El máximo cuidado que está llevando a cabo cada entidad a veces no es suficiente. Pero es que con los nuevos fichajes se está dando la casualidad de que justo surjan casos positivos. En el Barça se pudo ver con Miralem Pjanic y más recientemente con Thiago Alcántara en el Liverpool. En cada movimiento hay riesgo y el hecho de que tus jugadores vayan a diferentes puntos del globo hace aún más crítico ese riesgo que ya subyace aún llevando a cabo todas las medidas de precaución.

Los clubes están haciendo un especial hincapié a sus jugadores para que extremen la atención durante los diez días que estarán con sus selecciones. En España, el hecho de que en la última concentración Adama Traoré no llegó a entrar por la puerta de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas puso a todos con las orejas tiesas. El virus está ahí y nadie quiere comprometer en ningún momento a todo un equipo de fútbol. Todo trabajo de prevención será poco.

[Más información: La Champions y la Nations League corren peligro: la crisis del Covid-19 vuelve a amenazar al fútbol]