Luis Suárez estaría descartando su fichaje por la Juventus de Turín. Después de someterse a su exámen de italiano para conseguir la nacionalidad, esta no llegaría hasta antes del 6 de abril, según ha informado RAC1. Por ello, no podría jugar la Champions League ya que ese día se cierra la inscripción de la lista de jugadores. De esta forma, o el uruguayo encuentra otro equipo, o seguirá en la disciplina del conjunto culé al menos durante la primera parte de la temporada.

Noticias relacionadas

De hecho, Ronald Koeman ya estaría planteándose esta posibilidad. Todo pasará por ver si en el próximo amistoso Luis Suárez sí va convocado para tener minutos contra el Girona. El jugador se está entrenando con sus compañeros pero no fue parte del grupo que se enfrentó al Nástic el fin de semana. Pero el holandés quizás podría verse obligado a dar un paso atrás en su intención clara de no contar con él.

La entidad sigue esperando a que llegue con ese acuerdo para poder negociar o bien la rescisión de su contrato, o un pago ínfimo por parte del club al que se fuera a mover. Cuando todo parecía avanzado con la Juventus, esta circunstancia provocada por la legislación vigente en Italia paralizará por completo la operación y tendrá que seguir buscando otras posibilidades si de verdad su intención es la de salir.

Luis Suárez en su coche EFE

Mientras tanto, el tiempo sigue corriendo. El mercado se cierra el 5 de octubre y en tres semanas tendrá que encontrar una oferta que le satisfaga. El club ya lo ha ofrecido a otros equipos, como el Atlético de Madrid, que se planteó su fichaje pero sus problemas con el limite salarial tampoco lo permiten. La vía de España se le cierra, así que las opciones se reducen para Suárez.

La opción del ridículo

Sin equipos que hagan ofertas que de verdad el Barça quiera aceptar, Luis Suárez podría estar cada vez más cerca del quedarse en el FC Barcelona. Esto supondría reconocer un ridículo mayúsculo de una operación que han llevado de la peor forma. Han tratado de malas maneras a una leyenda del club, han esperado que venga un persona de fuera, actuando cual sargento de hierro, para echarle y después han mercadeado con él. Y todo, para que ahora tengan que dar marcha atrás y ya estén preparando el terreno para quedárselo. 

Además, Ronald Koeman ya le ha mandado un mensaje, tanto al club como al jugador, de que no cuenta con él, y por eso le ha dejado fuera del primer partido de pretemporada y amenaza con hacer lo mismo en el segundo. Si Suárez finalmente se quedara, Koeman se vería obligado por culpa del club a quedarse con un jugador que no solo ha rechazado, sino que ha echado por petición de esa misma entidad. Un sinsentido y una opción ridícula. Por ello, el Barça necesita como agua de mayo que llegue una oferta convincente para que la historia de Luis Suárez en el Barça tenga un punto y final. 

[Más información: El Barça confirma que quiere un fichaje para la delantera pase lo que pase con Luis Suárez]