El público en los estadios sigue siendo la gran incógnita por desvelar del fútbol profesional español. Después de las palabras del presidente de LaLiga de este lunes y teniendo en cuenta la situación actual de rebrotes en España, no hay otra opción que esperar a 2021. Mientras otros países de Europa ya dan fechas dentro de 2020, los aficionados de la península tendrán que seguir viendo a sus ídolos desde la televisión en esta primera parte de la temporada.

Noticias relacionadas

Javier Tebas aseguró que hasta que no se comiencen a administrar las primeras vacunas, no habrá público en las gradas de los estadios de La Liga. Según lo que anunció Salvador Illa en un acto organizado por EL ESPAÑOL, será a partir de diciembre, por lo que desde la patronal se confía en que a partir de enero o febrero puedan volver las aficiones a animar en los partidos.

Después de este anuncio, no hay otra opción que esperar. El avance de la pandemia en el país también marcará estas fechas. España superó esta semana el medio millón de contagios, por lo que los datos no son nada halagüeños. La confianza está puesta en esa vacuna que tenga a las personas en riesgo más protegidas. Si se retrasase esa noticia, el mes de febrero pasaría a ser incluso demasiado optimista.

Estadio Alfredo Di Stéfano REUTERS

Las opciones de que esta vuelta se produzca antes de que acabe el año no son del cero por ciento, pero sí del 0,5. Ahora mismo las instituciones sanitarias están centradas en paliar los rebrotes que han llevado al país a superar los 4.000 contagios por día. Aunque la situación en los hospitales aún está controlada, el resultado de la vuelta al colegio de los más jóvenes será determinante para que la espera, incluso, se pudiera alargar.

LaLiga mantiene la confianza intacta, pero la Federación más. El hecho de que delegase en las Territoriales para determinar si tendrán opción los clubes a meter gente en los estadios abre más opciones para que la Segunda B o la Tercera División sí que tengan aficionados, como ya se vio en la fase de ascenso en Extremadura. Algunos de estos clubes ya han lanzado sus campañas de abonados a la espera de que llegue ese 18 de octubre para poder comenzar. Las autoridades sanitarias de cada Comunidad Autónoma decidirán.

El borrador de protocolo

El protocolo necesario para que se pueda dar el regreso del público a los estadios existe desde prácticamente que acabó la temporada pasada. Han sido varios los borradores los que ha trabajado LaLiga, en colaboración con el Consejo Superior de Deportes, que aún tendría que aprobarlo de forma definitiva y quedó supeditado al avance de la pandemia. 

Se abriría una aplicación móvil para controlar el registro de los socios de los equipos que quisieran acudir al estadio. No habría una manera concreta de establecer quién sí y quién no entraría, esto quedaría a elección de los clubes que tendrán que conocer el número de personas dispuestas a tener su pase en el estadio. 

Javier Tebas, en la presentación de LaLiga 2020/2021 EFE

La distribución de los aficionados en el estadio se realizaría respetando lo máximo posible su situación habitual antes de la pandemia, pero sin ocupar la zona posterior de los banquillos que seguirá estando reservada para los equipos como banquillo y las tres filas más cercanas al césped, reservadas para personal oficial del club, fotógrafos y cámaras.

La gran preocupación

Si algo preocupaba a las autoridades sanitarias era la fórmula en la que los aficionados entraban a los estadios. Estos querían evitar las grandes aglomeraciones que se producen habitualmente, razón fundamental para que el público fuera eliminado durante el tramo final de la temporada pasada. En esto se centraba el borrador de protocolo.

La gran novedad sería que en esa entrada nominativa el aficionado tendrá una hora de entrada concreta, de forma que LaLiga habría establecido hasta cinco franjas horarias, un número menor en el caso de estadios con un aforo inferior a los 40.000 asientos, divididas en 15 minutos. Es decir, desde una hora y media antes del inicio del choque hasta el pitido inicial.

Entorno de Wanda Metropolitano. Europa press

Una vez que el aficionado llega al estadio, los operarios que se encuentren en el anillo de seguridad comprobarían su identidad, su mascarilla y su temperatura. En este caso, si diera más de 37,5 grados, se volvería a someter a otro control pasados los 10 minutos. Si siguiera por encima de esa temperatura, no podría entrar al estadio.

Dentro del estadio, los acomodadores situarían al aficionado en su sitio, marcado de forma especial para que esté controlada su posición. Allí no podrá traer consigo comida ni bebida, de hecho serían los acomodadores los que le darán dos botellas de agua pequeñas. La salida de estos también será de forma ordenada para evitar esas aglomeraciones.

También se recoge el protocolo de actuación en caso de positivo de alguno de los asistentes. Se deberá informar al club del estado de esta persona, la entidad a su vez lo anunciará a las autoridades sanitarias aportando sus datos y se tendrán que limpiar en profundidad las zonas por donde haya pasado el aficionado. En cualquier caso, todo esto está aún por aprobar, cuestión que no se realizará hasta que en ese documento haya una fecha concreta para el regreso del público a los estadios.

La gran prueba

Este mismo mes en Europa se verá un evento con público. La Supercopa de Europa se ha calificado desde la UEFA como el gran experimento para comprobar que pueda haber gente en los estados de fútbol de Europa. El partido que se jugará el próximo 24 de septiembre en Budapest tendrá un 30 por ciento del aforo. Ceferin ya anunció que este partido será "una prueba piloto sobre las posibilidades para la vuelta del público", sobre todo al nivel de la UEFA Champions League, una situación supeditada a la situación de cada país. Por ejemplo Reino Unido, Alemania, Países Bajos o Bélgica no permiten la entrada de españoles por el estado de la pandemia en la península.

El Puskas Arena de Budapest, escenario de la Supercopa de Europa de 2020 REUTERS

El Sevilla, que se enfrentará al Bayern de Múnich en esa cita, dispondrá de 3.000 entradas para sus aficionados que deberán presentar una prueba de test PCR negativo en húngaro o inglés realizada en los últimos tres días anteriores al viaje. Además, solo podrán estar allí 72 horas desde que pisen el suelo de la ciudad de Centroeuropa. Habrá control de temperatura a la entrada del estadio, los aficionados se colocarán con una distancia de seguridad de 1,5 metros y llevarán mascarilla en todo momento. 

Otros países

Francia fue el primer país en dar el paso y ya se han visto partidos amistosos con público en las gradas. Sigue rigiendo la misma directriz de un aforo máximo de 5.000 personas hasta finales de agosto, que en este mes se ha mantenido un poco más por la situación del país. Roland Garros esperaba 20.000 aficionados por jornada, pero ha tenido que reducir hasta los 11.500. En función de la situación sanitaria se puede aumentar o reducir, pero el país parece que permitirá mantener esta fuente de ingresos que es el hecho de que haya aficionados en las gradas para los clubes.

Alemania cuenta con la ventaja de tener una semana más para prepararse para este regreso. La situación es variable en cada estado, por lo que la decisión está en manos de los diferentes dirigentes de las regiones. La DFL, el organismo del fútbol profesional alemán, tiene preparado un protocolo, de hecho aprobó el del Leipzig, el primer club que pidió de manera formal el regreso de 8.500 aficionados. Esta próxima semana se dilucidará desde un Gobierno que en el mes de agosto afirmaba que no sería responsable por su parte dar este paso.

El estadio de Wembley durante la Community Shield de 2020 REUTERS

En Inglaterra se han visto varias pruebas piloto de entrada de aficionados a los estadios. El país que siempre se ha caracterizado por ser el que mejor cuida a las aficiones aún no ha anunciado su regreso para la Premier League, que se iniciará este sábado con un Fulham - Arsenal. Pero el mismo club Gunner anunció la semana pasada la venta de entradas para el choque ante el Sheffield United, el sábado 3 de octubre, por lo que sería la fecha prevista para que el resto de equipos también empiecen a recuperar el color de sus gradas.

La Serie A italiana también arrancará la próxima semana, pero lo hará sin público. Desde los organismos gubernamentales se apuntaba a que el 7 de octubre era demasiado pronto aún. Eso sí, probablemente para la siguiente jornada, con un Inter de Milán - AC Milan, sí que se está empezando a contemplar. Fue la subsecretaria de salud italiana, Sandra Zampa, la encargada de poner esta fecha.

Países Bajos y Bélgica sí que tendrán público en sus gradas desde este mes de septiembre. La Eredivisie ya lo hizo en los últimos partidos. Eso sí, no permite gritos en el estadio. La competición belga lo hará en algunos feudos desde la próxima jornada. El Anderletch, por ejemplo, podrá tener en su estadio este domingo a 6.350 aficionados en sus gradas en el partido frente al Círculo de Brujas.

En el resto de países de Europa se habla de fechas dentro de 2020, mientras que en España no habrá público hasta 2021. La situación de los rebrotes ha recrudecido las posibilidades de que se pudiera ver algo de gente en las gradas antes de que se acabe el año. Ahora serán los clubes los que tendrán que valorar cómo harán para primar a esos abonados que sí han querido seguir esta temporada pagando para que puedan volver a los estadios.

[Más información - La Comunidad de Madrid comunica que permite la asistencia de público a eventos deportivos]