La crisis del coronavirus sigue golpeando a toda España. Los rebrotes a lo largo y ancho del país no cesan y las autoridades han empezado a tomar medidas para evitar una situación similar a la de marzo. Sin embargo, la falta de colaboración de la ciudadanía hace casi imposible frenar el avance del coronavirus sin un Estado de Alarma.

Noticias relacionadas

El caso más claro está en Barcelona. La Generalitat pidió a todos sus ciudadanos, concretamente a los de la zona metropolitana de la ciudad, que no abandonaran el área para evitar más contagios. Es una de las partes más afectadas por la pandemia de toda Cataluña y de ahí que se haya intentado evitar la marcha a segundas residencias.

Desde el Govern recomendaron "quedarse en casa siempre que no sea imprescindible salir" y "no desplazarse a segundas residencias". Pero algunos no han hecho caso de las peticiones y han desoído todos los consejos aportados por las autoridades competentes.

Luis Suárez, Leo Messi, Gerard Piqué y Ter Stegen, los cuatro jugadores del Barcelona, han sido pillados abandonando la Ciudad Condal junto a sus familias. Una marcha para aprovechar las vacaciones otorgadas por Quique Setién pero que, igualmente, es contraria a las indicaciones del Govern.

No es la primera vez que jugadores como Piqué protagonizan imágenes de ese estilo. Hace unos días llegó al Camp Nou a gran velocidad en una bicicleta eléctrica saltándose el reglamento del Barcelona.

El técnico blaugrana les ha dado a sus jugadores unos días libres tras finalizar La Liga. Aunque el equipo catalán no ha rendido como se esperaba, finalizaron la temporada con una goleada ante el Alavés y ya ponen toda su atención en el duelo de Champions ante el Nápoles. El equipo italiano suspenderá o aprobará los meses de Setién en el banquillo.

Messi se lamenta durante un partido del Barcelona EFE

Vacaciones tras la crisis

Las últimas semanas del Barcelona no han sido del todo tranquilas. El club catalán regresó a la competición con un mal rendimiento y una clara falta de rodaje. Mientras el Real Madrid ganaba todos sus encuentros, los blaugranas se quedaban poco a poco atrás en la clasificación. Finalmente, dijeron adiós a la posibilidad de llevarse el título una jornada antes.

La derrota ante Osasuna abrió un verdadero cisma en el vestuario. Las dudas sobre Setién regresaron y su continuidad en el Barcelona se puso en duda. Incluso él dejó en el aire entrenar al equipo en la Champions League. Sin embargo, días después, los jugadores y el técnico vendieron una imagen completamente diferente.

Unidos, respaldándose unos a otros, el Barcelona ganó al Alavés y puso punto y a parte a las discusiones dentro del equipo. Messi enterró el hacha de guerra y toda la plantilla se puso como objetivo llegar al máximo nivel ante el Nápoles. 

Por ello, hasta el día 29 tendrán tiempo libre para prepararse para la vuelta de la competición europea. Cuentan con un 1-1 en el marcador global, pero los italianos llegan en buena forma y con menos dudas que el Barcelona. No habrá público en la grada, pero los de Setién contarán con el factor del Camp Nou a favor.

[Más información - Setién, sobre los jugadores del Barça. "Hemos limpiado muchas cosas; me siento respaldado"]