Las imágenes protagonizadas por la afición del Cádiz han corrido como la pólvora. Ni distanciamiento social ni mascarillas, casi como regla general tanto en la celebración del ascenso a Primera División como en el partido del equipo amarillo del pasado fin de semana. Esta marea de gente ha hecho que Fernando Simón dé un tirón de orejas.

Noticias relacionadas

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha incidido en que el virus no se ha ido y que hay que extremar las medidas preventivas si no se quiere que las cifras de infectados y fallecidos continúen aumentando, así como los rebrotes que incluso han provocado que algunas zonas de nuestro país se vuelvan a confinar.

"A mí me gusta el deporte y me encanta celebrarlo. Si es el Zaragoza el que sube a Primera, lo celebraré de otra manera, no me juntaré con otros maños. Hay otras formas de celebrarlo", ha asegurado Fernando Simón en una nueva comparecencia ante los medios de comunicación.

"No se trata de no hacer cosas divertidas, sino hacerlas de otra manera. Estamos en la nueva normalidad, en la normalidad diferente. Tenemos que entenderlo todos", ha insistido un Fernando Simón que ha añadido que "no es necesario que se reúnan 5.000 personas para celebrar un ascenso".

Pese a que el Estado de Alarma finalizó el pasado mes de junio, el coronavirus sigue con nosotros, algo que muchos parecen olvidar a tenor de las imágenes que se ven de gente en la playa, discotecas o terrazas sin medida de prevención alguna ante el Covid-19. 

Es por esto que ha dejado claro que "el virus sigue circulando". "Si no protegemos a los grupos vulnerables, podemos tener un gran impacto sobre el sistema sanitario", ha continuado el director de alertas sanitarias, quien ha puesto sobre la mesa los datos: 120 rebrotes activos con 2.139 casos positivos.

Fernando Simón, en rueda de prensa por la crisis del coronavirus EFE

Salvador Illa ha seguido esta misma línea: "El fin del Estado de Alarma no significa el fin de la epidemia en nuestro país. Simplemente pasamos de un escenario de mitigación a un escenario de control". Además, el ministro de Sanidad ha sido muy claro al señalar que no le han gustado nada las imágenes que se han visto este fin de semana con los aficionados del Cádiz como protagonistas.

Olvidar el pasado

El sábado 11 de julio, los aficionados cadistas se dieron cita en el Carranza para dar la bienvenida al equipo antes de su partido frente al Fuenlabrada. Ahí se encendieron las primeras alarmas. Si ganaban el encuentro en casa, el Cádiz se convertiría matemáticamente, sin tener que esperar al resultado de sus perseguidores, en equipo de Primera para la 2020/2021.

Ante lo que se presumía que podía suceder, el alcalde de la ciudad hizo un llamamiento a la cordura y empatía con el resto de ciudadanos: "Si el Cádiz consigue el ascenso, hay muchas formas de celebrarlo: disfrutarlo en casa con familia y amigos, en balcones o en bares… Pero no debe haber fiesta multitudinaria ni grandes concentraciones. Si llega, hay que disfrutarlo con responsabilidad por ti y por todos".

Oídos sordos. No llegó entonces el ascenso porque se cayó ante el Fuenlabrada, pero sí que el domingo el Cádiz se convirtió en equipo de Primera División después de la derrota del Zaragoza contra el Oviedo. Catorce años después se culminó el regreso a la categoría de oro del fútbol español. Pero han sido las imágenes posteriores y el comportamiento de jugadores y aficionados va los que han solapado la gesta.

El fiestón del ascenso del Cádiz

Los jugadores vivieron la fiesta del ascenso en el vestuario junto al cuerpo técnico y otros trabajadores del club. Pero también los seguidores del Cádiz se echaron a las calles para festejarlo. Incluso hubo algunos aficionados que se acercaron hasta la ciudad deportiva con bengalas para estar más cerca de los suyos.

La fuente de Puerta de Tierra, lugar de reunión en las celebraciones del equipo, ha permanecido vallada y custodiada por la Policía Nacional, pero allí se reunieron aún así más de un centenar de seguidores cadistas. Bufandas al viento, bocinas, coches haciendo sonar sus claxon y también muchos otros festejando juntos, sin mascarillas y sin distancia social pese a que el coronavirus no se ha ido.

[Más información: Negredo, el primer fichaje del Cádiz en su regreso a Primera y en medio de la euforia]