Sergio Contreras 'Koke' fue uno de los detenidos en una de las operaciones llevadas a cabo en España contra el tráfico de drogas que salpicó al mundo del fútbol. El exjugador se encuentra en el Centro Penitenciario de Alhaurín de la Torre, en Málaga, y desde allí ha hecho llegar una carta con sus reflexiones a El Desmarque.

Noticias relacionadas

"La situación aquí no es mala, estamos todos bien y quizás este tiempo hemos estado mejor que vosotros fuera. Podemos correr, entrenar... Espero que esto pase pronto. Nada es lo que nos imaginamos. Ni el malo es tan malo, ni el bueno es tan bueno. Cada uno tiene su historia y su corazón. Yo no juzgo, me gusta escuchar, me gusta ayudar y aquí es lo que más hago. En definitiva en la cárcel hay gente muy buena e interesante. Oír, ver y callar. Nunca mejor dicho", ha escrito Koke.

También ha relatado cómo pasa cada día en la cárcel: "Aquí los días se hacen muy largos, pero al final tienes que adaptarte a tu nuevo día a día. Yo, particularmente, hago casi todos los días lo mismo. Por la mañana voy al gym y después suelo pasar la mañana jugando al parchís".

Koke Contreras, como jugador del Málaga EFE

"Antes del problema del Covid-19 estaba yendo a un curso de cultura emprendedora, pero eso ahora está parado. También me estoy viendo el código penal, son cosas que fuera no haría, pero aquí hay tiempo para estas cosas", ha continuado para señalar qué es lo que más echa de menos.

"Mis hijas... Mis padres... Llevo casi seis meses sin verlos, tomé la decisión de que no quería verles aquí y en esas seguimos. Ya me está costando, quien me conoce sabe cómo soy y lo importante que es y soy para mi padre. Espero verles pronto pero no aquí", ha finalizado Koke.

[Más información - De Márquez a Congo, los casos policiales más sonados del fútbol: drogas, extorsiones y apuestas]