Tragedia en Turquía. El futbolista Cevher Totkas, que milita en las filas del Bursa Yildirim Sport, ha asesinado a su propio hijo, de tan solo 5 años. El pequeño fue ingresado en una clínica de Bursa con varios síntomas que se relacionan con el coronavirus y con una fiebre especialmente alta.

Noticias relacionadas

Eso ocurrió el pasado 23 de abril. Ese mismo día, el propio jugador llamó a los médicos para avisarles que su hijo tenía cada vez más problemas respiratorios. Finalmente, dos horas más tardes de aquella llamada se confirmó la muerte del niño en la unidad de cuidados intensivos.

Desde entonces Cevher Totkas había guardado silencio, pero once días más tarde fue el futbolista el que se entregó a la policía para confesar el asesinato y qué le había llevado a hacerlo. Un testimonio duro y frío, ya que aseguró que no le mató porque tenía coronavirus, sino porque simplemente no le quería.

"Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba acostado boca arriba. Apreté durante quince minutos sin parar. Mi hijo resistió un tiempo. Cuando dejó de moverse, saqué la almohada. Luego llamé a los médicos para que no sospechasen nada", afirmó Totkas ante los policías.

Acusado de homicidio

El futbolista fue detenido y ahora espera el juicio por homicidio, delito que en Turquía puede acarrear la cadena perpetua. "Nunca quise a mi hijo menor, desde su nacimiento. No sé por qué no lo quiero. La única razón de haberlo matado fue que no lo quise. No tengo ningún problema mental", afirmó Totkas en su confesión.

[Más información: Así queda el calendario del regreso del fútbol europeo: fechas, ligas que vuelven y otras que se cancelan]