La propagación del coronavirus ha parado todas las competiciones deportivas a lo largo y ancho del mundo. El fútbol se vuelca estos días en dar su apoyo a los gobiernos para poner su granito de arena en la solución, pero al margen de estos gestos los despachos de los grandes equipos de LaLiga viven ajenos al parón. Los departamentos financieros de cada uno de ellos evalúan cómo de grande será el golpe financiero tras la suspensión de las competiciones.

Noticias relacionadas

En términos generales, de producirse el peor escenario posible: la cancelación definitiva de La Liga 2019/2020, la factura económica ascendería a 611 millones de euros en Primera División. Un impacto negativo para las arcas del campeonato que llegaría por tres vías: los ingresos de televisión (494 millones de euros), las taquillas (38,8 millones) y los abonos (78,1 millones).

Con el futuro aún incierto sobre cuándo se podrán retomar las competiciones, FIFA ha anunciado que modificará la fecha de fin de temporada fijada históricamente en el 30 de junio a una pactada por todas las ligas y que les permita completar el calendario. Este movimiento afectará también al mercado de fichajes, que no arrancará hasta que esta temporada marcada por el coronavirus se dé por terminada por parte del máximo organismo del fútbol mundial.

Por otra parte, FIFA, tras una reunión con la asociación de clubes (ECA) y la de futbolistas (FIFPro), analizó la difícil situación económica a la que tendrán que hacer frente muchos equipos. Aunque se plantea la creación de un gran fondo económico con participación de todos los actores del fútbol a nivel mundial (FIFA, confederaciones, federaciones, jugadores, televisiones...) recomienda a equipos y futbolistas negociar una rebaja del sueldo que permita la viabilidad financiera de cada conjunto.

Josep María Bartomeu, en una rueda de prensa del FC Barcelona FC BARCELONA

El ERTE del Barça

En España, el Gobierno anunció junto con un gran paquete de medidas económicas que permitiría a las empresas abrir ERTEs (Expediente de Regulación Temporal de Empresas) a todas aquellas que vieran afectados sus ingresos por culpa de la crisis sanitaria actual y las medidas de urgencia tomadas a cabo tras la declaración del Estado de Alarma.

El fútbol no ha sido ajeno a esta medida y este jueves, tras la reunión de su junta directiva, el FC Barcelona anunció que llevaría a cabo "una reducción proporcional de las retribuciones previstas en los respectivos contratos". Señalando que lo harán implementando estas medidas "siguiendo escrupulosamente las normas formales laborales, bajo los criterios de proporcionalidad, y sobre todo equidad, y con el único objetivo de retomar la actividad del club tan pronto como sea posible".

Aún no se conoce al detalle el ERTE que pretende llevar a cabo la junta directiva presidida por Josep María Bartomeu lo que es seguro es que la principal nómina a recortar en este tiempo de crisis es la deportiva. Tal y como se recoge en el presupuesto aprobado por el FC Barcelona en su última Junta General, el club blaugrana presupuestó que la masa salarial deportiva esta temporada 2019/2020 alcanzaría los 507 millones de euros, un 3% menos que la temporada pasada y un 50% del gasto total para este año.

Presupuestos FC Barcelona 2019/20

A pesar de gastar 18 millones de euros menos que la temporada pasada, Bartomeu no podrá asumir los más de 391 millones de euros en 'Sueldos y salarios de plantilla de fútbol' ni los más de 32 millones de la de baloncesto si los ingresos no llegan a lo esperado.

El gran 'milagro' económico esta temporada era incrementar un 15% los ingresos comerciales y un 4% los derivados del Camp Nou y sus instalaciones. Con todos estos factores, Bartomeu presentó en la Junta un presupuesto récord de 1.047 millones de euros, el mayor jamás expuesto por un club deportivo.

Ingresos presupuestados por el FC Barcelona para la temporada 2019/20

De los 875 millones de euros que el FC Barcelona esperaba ingresar esta temporada entre el estadio, los derechos audiovisuales y las diferentes actividades comerciales del club varias penden de un hilo. Por ejemplo, los 262 millones de euros en concepto de retransmisiones y derechos televisivos que debía ingresar en concepto solo del primer equipo de fútbol se verán muy rebajados si la competición no puede completarse, tal y como ya ha explicado LaLiga o la UEFA desde que está la crisis.

Tener el Camp Nou cerrado, así como las tiendas oficiales del club, es otro quebradero de cabeza para Bartomeu puesto que afecta directamente al resultado esperado en venta de entradas para partidos, visitas al museo o eventos celebrados en el estadio así como a la venta del material oficial.

Ingresos esperados por el FC Barcelona según cada sección y concepto

Hace falta acuerdo

Con la fuerte corrección que puede llegar a soportar el FC Barcelona en su cuenta de ingresos, Bartomeu solo tiene una salida corregir los gastos y no hay otra manera más efectiva que hacerlo por la vía de los salarios deportivos.

En su comunicado, el Barça explicó que plantearía un escenario en el que sus trabajadores (y esto lo afrontarían sobre todo los jugadores de las primeras plantillas) asumieran un recorte en su jornada laboral, lo que se convertiría inmediatamente en un recorte del salario percibido. El recorte salarial comenzaría el pasado 14 de marzo, día en el que entró en vigor el Estado de Alarma, y concluiría tan pronto como el mismo se extinguiera.

El reto para Josep María Bartomeu, presidente del FC Barcelona, y Òscar Grau, CEO del club, es llevar a cabo esta operación de recorte salarial con la plena aceptación de las plantillas. A pesar de que el club podría tomar la decisión de forma unilateral, llevar a cabo esa vía sería reabrir la guerra entre el vestuario y la directiva otra vez.

Reunión entre Bartomeu y la plantilla del Barça por la crisis del coronavirus

La Junta Directiva culé ya ha tenido que capear el temporal en varias ocasiones este año como con el despido de Valverde, la contratación de Setién o las polémicas declaraciones de Abidal señalando al vestuario que fueron públicamente reprobadas por Leo Messi.

A falta de confirmación oficial, las primeras informaciones señalan que la plantilla no parece que vaya a poner demasiadas trabas a un ajuste temporal de sus salarios. Muchos de ellos ya han colaborado activamente en donaciones y acciones para recaudar fondos para la lucha contra el coronavirus y un gesto como este no sería sino otro paso que, en este lugar, ayudase a mantener la viabilidad financiera de su club.

[Más información: Toni Freixa, sobre cómo caerá el ERTE en el Barça: "Sin ingresos no puedes con la gran masa salarial"]