Llegar a la final de la Copa del Rey no es algo que se consiga cada día y el Athletic Club lo celebró por todo lo alto en el vestuario. Los rojiblancos sufrieron y consiguieron el billete gracias a que dejaron la portería vacía en San Mamés. Tras el partido, estalló la euforia entre los jugadores, que lo celebraron de una forma peculiar.

Asier Villalibre se puso a tocar la trompeta en el vestuario de los leones mientras sus compañeros coreaban al mismo ritmo el "lolololololo Athletic Club" para celebrar el pase a la final de Copa en Los Cármenes.

Nos espera una final entre los dos principales clubes del País Vasco y es que la Real Sociedad consiguió el pase este miércoles tras ganar al Mirandés en Anduva. Antes, el Athletic eliminó al Barça y la Real al Madrid.

El entrenador del Athletic Club, Gaizka Garitano, dijo después de que su equipo se haya clasificado para la final de la Copa del Rey al perder este jueves en Granada por 2-1 y hacer valer el 1-0 de la ida que sólo fueron capaces de soltarse y de reaccionar cuando con el 2-0 en contra tenían "la eliminatoria perdida".

"No es fácil llegar a una final, sabes que tienes que sufrir. Al final hemos hecho el gol y no es casualidad con la trayectoria de Copa que llevamos meternos en la final. Este equipo sabe sufrir y da la cara cuando peor se ponen las cosas", dijo un feliz Garitano en rueda de prensa tras el choque.

El técnico se mostró "contento por los jugadores y la gente de Bilbao" en lo que calificó como "un día muy bonito", pero fue crítico con el partido de los suyos.

[Más información: Yuri enfría Los Cármenes y mete al Athletic en la final vasca de la Copa]