Cada vez resulta más habitual hablar de racismo en el mundo del fútbol. Esta vez, el episodio ha tenido lugar en la liga portuguesa, en el encuentro entre el Vitoria Sport Clube - Oporto. En el minuto 68 de partido, Mousso Marega, jugador del conjunto visitante, decidía abandonar el terreno de juego, harto por los insultos discriminatorios que estaba recibiendo por parte de los aficionados locales. 

Noticias relacionadas

El jugador, originario de Mali, que había hecho el 1-2 en el minuto 61 y que militó la campaña 2016/2017 en el Vitoria de Guimaraes, decidió abandonar el campo en el 68' cansado de los insultos recibidos durante todo el encuentro. Sus compañeros y rivales trataban de impedírselo, pero los intentos fueron en vano. 

Durante tres minutos los jugadores no lograron convencer al maliense, mientras el técnico Sérgio Conceiçao gritaba al público "esto es una vergüenza", a la vez que muchos aficionados, conscientes de la gravedad de los insultos racistas, comenzaron a corear el nombre de Marega.

Reacción de Marega en redes

Captura de pantalla 2020-02-16 a las 22.28.15 Instagram (@marega11)

"Me gustaría decir a los que vienen a gritar insultos racistas que se vayan a la mierda. También agradezco a los árbitros por no defenderme y sacarme amarilla por defender mi color de piel. Vergüenza", comentaba el jugador en su cuenta de Instagram.

Actitud arbitral

El equipo de colegiados actuó con indiferencia. Decidieron continuar con el partido como ni nada hubiera sucedido. Los jugadores y cuerpo técnico del Oporto mostraron su malestar por ello. 

Victoria visitante

El partido se puso de cara para los blanquiazules en el minuto diez, tras un gol en propia puerta del guardameta brasileño Douglas JesusOtro brasileño, el delantero Bruno Duarte, firmaba las tablas en el 49, aunque 11 minutos más tarde el ariete Marega certificaba el 1-2 definitivo.

Tras la derrota del sábado del Benfica ante el Braga, la liga portuguesa se aprieta por arriba, ya que los encarnados tienen 54 puntos, uno más que el Oporto. 

[Más información: "Welcome Refugees", un club irlandés utiliza el lema de Carmena para luchas contra el racismo]