El Manchester City no podrá participar en competiciones europeas en las próximas dos temporadas, incluida la Champions League que acostumbra a disputar el equipo. El club inglés ha sido excluido de competiciones europeas por haber incumplido el Fair Play Financiero. Además, los citizens han recibido una multa de 30 millones de euros. 

Noticias relacionadas

La sanción sería aplicada para las temporadas 2020/2021 y 2021/2022. Dos años en los que el conjunto ahora dirigido por Pep Guardiola tendría que estar totalmente concentrado en sus competiciones nacionales, sin retos de mayor envergadura en el Viejo Continente. 

Lo único que se mantiene inamovible es su participación en Europa esta temporada. Y es que el Manchester City podrá terminar la presente edición de la Champions League sin inconveniente alguno. De hecho, el 26 de febrero se mide al Real Madrid en octavos de final.

La UEFA presiona las irregularidades

En los últimos años la UEFA ha aumentado la presión hacia los clubes para comprobar el cumplimiento del Fair Play Financiero. El Manchester City estaba siendo investigado por presuntas irregularidades" en esta área y la sanción no ha sorprendido al conjunto inglés, tal y como han señalado en un comunicado oficial. 

"Estamos decepcionados pero no sorprendidos por el anuncio de hoy por la UEFA. El club siempre señalado la necesidad de buscar un organismo y un proceso independientes para considerar de forma imparcial el cuerpo integral de evidencia en apoyo de su posición", espetaba el club este viernes. 

XIII Conferencia Internacional de Deportes ALI HAIDER Agencia EFE

Los ingleses conocían desde diciembre de 2018 que se iba a formular una sanción contra la entidad, tal y como había comunicado el investigador jefe de la UEFA al propio club de forma anticipada.

"La sanción pretendía ser enviado al Manchester City, incluso antes de que comenzara cualquier investigación. El proceso posterior de la UEFA fue defectuoso y constantemente filtrado, que significaba que había pocas dudas en su deliberación. El club se ha quejado formalmente ante el organismo disciplinario de la UEFA, una reclamación validada por el TAS". 

El poder del petródolar 

El Manchester City es propiedad del jeque Mansour bin Zayed Al-Nahyan, uno de los principales valedores de la política del petrodólar que irrumpió en las últimas dos décadas en el fútbol europeo. De hecho, fue uno de los clubes que estuvo en el punto de mira de las informaciones ofrecidas por la plataforma Football Leaks sobre irregularidades económicas. 

Mansour, jeque del Manchester City REUTERS

El club está acusado de haber inflado falsamente sus ingresos de patrocinio, tal y como pudo comprobar la CFCB de la UEFA cuando presentaron las solicitudes pertinentes para recibir el aprobamiento del Fair Play Financiero. Una investigación que habría surgido a raíz de las filtraciones de la revista alemana Der Spiegel en noviembre de 2018. 

La publicación desveló correos electrónicos y documentos que presuntamente mostraban que el propietario del Manchester City, miembro de la familia real de Abu Dhabi, financiaba el patrocinio anual de la camiseta (67,5 millones de libras), el estadio y la academia del club mediante su aerolínea Etihad. 

El Milan, pionero 

No es la primera vez que la UEFA toma una decisión de este calibre en los últimos años, aunque nunca había golpeado con tanta dureza al petrodólar. El Milan fue excluido esta temporada de jugar cualquier competición europea por haber incumplido sus obligaciones con el Fair Play Financiero de 2015 a 2018. 

Theo Hernández durante un partido con el Milan Instagram (@theo3hernandez)

Los italianos tuvieron que dejar su participación en la Europa League de este curso y ser sustituidos por el Torino en la competición. Una sanción la que la UEFA buscaba crear ejemplo en el resto de equipos europeos.

Sanciones UEFA sin fichar 

Aunque las sanciones deportivas sin disputar competiciones europeas no son muy habituales en el Viejo Continente, en los últimos años sí que han empezado a serlo las que privan a los equipos de fichar durante una o más ventanas de transferencias. El último damnificado fue el Chelsea de Abramovich, que no puede incorporar jugadores durante dos mercados (la prohibición se levanta en el verano de 2020). 

El Real Madrid también fue sancionado con una ventana sin fichar (invierno): al principio iban a ser dos mercados y tras haber recurrido, todo se redujo a a uno.

No corrió la misma suerte el Atlético de Madrid, que no pudo fichar durante el verano de 2017 y el mes de enero de 2018.

Una sanción similar recibió el Barcelona en 2014, que les dejó sin poder incorporar jugadores hasta enero de 2016. Es decir, un 2015 en blanco en materia de traspasos en la Ciudad Condal. 

Todas estas sanciones no se debieron a incumplimientos financieros, si no al fichaje de jugadores de menos de 18 años. Los clubes incumplieron el Reglamento y Estatuto de Transferencia de Jugadores menores de edad. 

[Más información: Lo que pensaba Guardiola sobre la sanción al Manchester City y el Fair Play Financiero]