El Granada cayó derrotado por la mínima en el Camp Nou en el debut de Quique Setién en el banquillo azulgrana. Leo Messi anotó el único gol del partido, pero la polémica estuvo en la expulsión muy rigurosa de Germán Sánchez tras ver la segunda amarilla por una falta al jugador argentino. 

Noticias relacionadas

Todo ello provocó que el conjunto catalán jugase con un jugador más desde el minuto 69 y acabase adelantándose en el marcador para acabar sumando los tres puntos y recuperar el liderato para empatar en lo más alto de la tabla con el Real Madrid

"Estamos cansados ya. Ante la duda, siempre pitan a favor de ellos. Se ríen de los pequeños y de todo el esfuerzo que hacemos para igualar sus millones", comentó Foulquier nada más acabar el partido. 

En la misma tónica que el jugador del Granada se mostró el entrenador del cuadro andaluz, Diego Martínez: "Ha sido una expulsión muy rigurosa. Te pueden ganar igual, pero esa acción es bastante rigurosa, porque en el mismo minuto Vidal se ha ido sin tarjeta amarilla. Además acarrea suspensión y para nosotros es muy duro".

Le dolió al técnico del Granada la doble amarilla del zaguero porque, en su opinión, "no ha hecho lo suficiente para que le expulsasen con las faltas que se han visto en el partido".

"Lo que más rabia me da del partido es la expulsión, me duele mucho y además por una expulsión muy rigurosa", insistió, si bien puntualizó que no cree que haya influido en el resultado final porque el Barcelona "podría haber marcado en once contra once".

[Más información: La polémica tarjeta roja al Granada que le hizo quedarse con uno menos ante el Barça]