Polémica tarjeta roja en el Barça - Granada. El equipo andaluz se quedó con uno menos en el minuto 69 por doble cartulina amarilla a Germán Sánchez. El central de los de Diego Martínez vio la segunda después de una leve entrada sobre Leo Messi que no merecía una sanción tan grave.

Noticias relacionadas

Diez minutos antes, Germán vio la primera tarjeta amarilla cuando pisó a Arturo Vidal. En el minuto 75, Leo Messi hizo el primer gol de los culés que no habían conseguido ver portería en el estreno de Quique Setién en el banquillo azulgrana hasta entonces.

La entrada por la que Germán vio la segunda tarjeta amarilla

Hasta ese momento, el Barça había dominado la posesión del balón hasta el punto de llegar al descanso con un 82 por ciento a su favor. Pero, ofensivamente, no habían intimidado en exceso a Rui Silva. El planteamiento de Diego Martínez estaba impidiendo que los de Setién vieran portería con facilidad.

De hecho, Yan Eteki había dado un gran aviso unos minutos antes de que se produjera la expulsión. El centrocampista del Granada envió un disparo al palo de la portería de Marc-André Ter Stegen y estuvo a punto de adelantar a su equipo en el Camp Nou.

Los jugadores del conjunto andaluz protestaron al colegiado, Pizarro Gómez, la decisión de sacar la segunda cartulina amarilla a su compañero. La falta que provocó Leo Messi no acabó en peligro, pero desde ese momento el dominio de los de Setién fue mayor y empezaron a llegar con más facilidad a la portería de Rui Silva.

[Más información: Messi salva con polémica el debut de Setién en la victoria del Barcelona ante el Granada]