Un escalofriante episodio ha salido a la luz en un pequeño equipo de fútbol de Oviedo. Una jugadora del Grisu Femenino, A.F.G, presuntamente, fotografió a sus compañeras de equipo en el vestuario durante la temporada 2016(/2017 y se les enviaba a su pareja, el entrenador del club, P.M.F.

Noticias relacionadas

Ambos están acusados de un delito de captación de menores, posesión de pornografía infantil, vulneración del derecho a la intimidad y utilización de menores con fines pornográficos. No obstante, este escándalo no se queda aquí, ya que la futbolista llegó a hacer fotografías a sus propias hermanas. La pequeña tiene 3 años y la mayor 16 años con una discapacidad psíquica. 

Esta trama comenzó a destaparse con la denuncia de una menor a P.M.F. por intentar convencerla para mantener relaciones sexuales utilizando como tapadera que era productor musical para engañarle. Esta acusación provocó que la Guardia Civil le investigara y realizara un registro en su domicilio. Tras ello, los agentes localizaron varias imágenes de contenido sexual.

Siete años y medio para la exjugadora del Grisu

Días después, A.F.G confesó los hechos en un cuartel y aportó prueba de ellos. Posteriormente, hizo lo mismo ante la Guardia Civil. La futbolista reconoció que él empezó a pedirle que fotografiara a sus compañeras desnudas o en ropa interior al igual que a sus hermanas. Las utilizaba para uso propio ya que no hay pruebas de que las difundiera. La Fiscalía de León pide 29 años años de cárcel para el entrenador y siete y medio para exjugadora del Grisu.

[Más información: Un exjugador del Tottenham publica un vídeo practicando sexo y después lo elimina]