La Federación Inglesa de Fútbol -FA, por sus siglas en inglés- no sancionará al entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, por sus quejas a los árbitros en el partido que enfrentó a su equipo con el Liverpool.

Noticias relacionadas

El técnico español se enfadó y gesticuló airadamente después de que no pitaran a favor de su equipo lo que él entendió que eran dos penaltis claros por mano de jugadores del Liverpool.

Una vez acabado el partido, Guardiola se dirigió a los colegiados y les dio las gracias, y añadió un "muchas gracias". Luego, en rueda de prensa, negó que fuera en tono sarcástico y evitó criticar a los árbitros, remitiéndose a ellos cuando le preguntaron por las jugadas polémicas.

En la victoria por 3-1 del Liverpool ante el Manchester City, los citizens reclamaron dos penaltis por mano de Trent Alexander-Arnold. Ninguno fue pitado por el colegiado ni las decisiones fueron cambiadas por el VAR.

[Más información: Guardiola enloquece por el VAR y arma el lío tras la derrota contra el Liverpool]