Según ha informado Telecinco, Gerard Piqué ha tenido que responder ante la policía en plena calle por una infracción de tráfico. El jugador estacionó su coche en un paso de cebra cercano a un restaurante de Barcelona, en vez de en un parking cercano a la zona. 

Noticias relacionadas

Al parecer, el jugador del Barcelona se encontraba en el establecimiento con amigos y familiares, pero sin Shakira. Cuando salió, habló con las autoridades, que le preguntaron si el coche era suyo. Al afirmar Piqué la acusación, estos le obligaron a retirarlo si no quería que una grúa se llevase el coche. 

Según han informado las mismas fuentes, le impusieron una multa de 200 euros, pero sin la pérdida de ninguno de los puntos del carnet de conducir. Este no es el primer episodio similar de Piqué, ya que hace cinco años sucedió algo parecido. 

Agresiones verbales

En aquella ocasión, la disputa fue de mayor tono. El coche estacionado en un espacio especial para autobús era del hermano de Gerard. El futbolista comenzó a atacar verbalmente a las autoridades, afirmando que "le tienen envidia porque es famoso". 

Parece que la multa no irá a más para un jugador que se ha visto envuelto en diversos temas extradeportivos en los últimos años. Esta vez, con una multa en plena calle de Barcelona afectada por las reyertas sobre el 'procés'. 

[Más información: Piqué y el fichaje de Neymar por el Madrid: "Había esa opción, lo comentamos en el vestuario"]