La violencia volvió a golpear al fútbol inglés en la disputa del primer partido de la temporada. Manchester City y Liverpool se enfrentaban por la Community Shield (la Supercopa inglesa) en el estadio de Wembley, pero los hooligans de ambos equipos volvieron a dejar su sello en las horas previas al choque.

Noticias relacionadas

La multitudinaria pelea tuvo lugar en el metro de Londres horas antes del partido. Los hooligans de los citizens y los reds se encontraron en los vagones y se enzarzaron a golpes con una tremenda brutalidad y dejando varios heridos. El transporte tuvo que ser paralizado y se desconoce si hubo detenidos tras estos altercados.

El City ganó en los penaltis

En lo que realmente importa, el fútbol, la suerte volvió a caer del lado de los de Pep Guardiola. El City se llevó el primer título del curso en la tanda de penaltis, después de que Claudio Bravo atajara una pena máxima a Wijnaldum, acertando todos sus lanzamientos los del club de Manchester. El City comenzó ganando con un gol de Sterling, pero Matip empataría de cabeza a 15 minutos del final del partido.

[Más información: Guardiola, primer entrenador que ve una tarjeta amarilla en toda la historia de la Premier]