La 'Operación Oikos' no deja de sorprender al mundo del fútbol. Un nuevo capítulo ha saltado a la luz en la trama de amaños de partidos liderada por Carlos Aranda y Raúl Bravo. Y es que durante el proceso judicial que se está desarrollando en la actualidad contra todos los implicados, los jugadores Samuel Sáiz y Carlos Briones han intentado eludir las acusaciones contra sus personas a través de una peculiar defensa.

Noticias relacionadas

El abogado de ambos futbolistas, Juan Gonzalo Ospina, ha presentado un escrito de defensa al que ha tenido acceso la Cadena SER. En el mismo se refleja una estrategia muy peculiar de intentar evitar los cargos de amaño de los que se les acusan, a raíz de los pinchazos telefónicos que realizó la Policía Nacional en la operación. 

Según el escrito, el letrado asegura que las conversaciones en las que Sainz y Briones hablan de apuestas hacen referencia a "diversos videojuegos a los que jugaban y a inversiones realizadas por ambos en torneos on-línea y no a apuestas". Además añade que "no existe nada que vincule" a los dos jugadores, "más allá de unas conversaciones de Whatsapp" entre ellos e Iñigo López

Los jugadores alegan hablar de un videojuego

La misma fuente apunta a que en el escrito aparecen frases como "Las bases de la FIFA", "Los servidores se han caído", "Las actualizaciones no están" y "Los menús". Añade que sus representados "han explicado las bases del videojuego FIFA de la Play Station". 

Sáiz y Briones están siendo investigados por un encuentro de Tercera División de 2017, entre el Sariñena y el Cariñena; el que enfrentaba a Huesca y Gimnástic de Tarragona el 27 de mayo del 2018; y el Valencia-Valladolid de la última jornada de La Liga 2019/2020 que ha terminado hace dos meses. 

[Más información: Así se relaja Samu Saiz, uno de los presuntos implicado en la Operación Oikos, en Ibiza]