Rubén Semedo ha vuelto al foco mediático. El que fuera jugador del Villarreal y Huesca durante su estrambótica etapa en España ha concedido una entrevista a Voce na TV en la que habla de su etapa en la cárcel. Cabe destacar que el defensa, que actualmente milita en el Olympiacos griego, fue detenido en 2018 por agresión, robo y detención ilegal.

Noticias relacionadas

Vida nocturna 

"Me dejé llevar por ambientes y cosas en las que un jugador profesional no se debe meter. Pensaba que podía hacer lo que quisiera y que no tendría ningún problema", comenta. "El primer episodio fue por la noche, pasaba mucho tiempo en ambientes nocturnos. En una semana salía cuatro o cinco veces. Uno de los problemas fue en una discoteca. Discutí con un chico de mi edad, le amenacé por no dejarme entrar y luego nos encontramos dentro. Me denunció, pero como no había muchas pruebas todo murió ahí. La segunda también fue en una discoteca

Vida en prisión 

"Vivía con dos presos más. Uno con tendencias suicidas. Era aterrador pensar que la persona que está a tu lado, con lo mínimo que tuviera, se intentaba suicidar. En las primeras dos o tres noches no conseguía dormir. Pensaba que se iba a suicidar o que podría matarme. Al tercer mes empecé a escribir un diario. Me sentía perdido, entrenaba, daba vueltas y pensaba mucho. A los cinco meses salí, uno de los días más felices de mi vida". 

Implicados 

"Tenía un grupo de amigos en Valencia, los conocí allí. Yo venía muchas veces a Portugal y ellos se quedaban en mi casa o se quedaban con mis coches. Yo confiaba en ellos. Una vez me pidieron dinero prestado y se lo dejé sin problemas". 

Problemas con sus 'amistades' 

"Sabía que me estaban engañando. Lo descubrí a través de otras personas que teníamos en común. Me decía: 'O me pagas o llamo a la policía y te denuncio'. Él ya tenía antecedentes por estafa a jugadores, tráfico de droga y otras cosas. Días después me crucé con él porque vino a mi casa para intentar hablar. Yo me exalté y tuvimos una discusión. Fue a la policía e inventó una historia para que yo quedara como el chico malo. Así que la policía vino, me fui detenido y comenzó una serie de coincidencias que no me ayudaron en absoluto". 

[Más información: Rubén Semedo cuenta su paso por la cárcel durante cinco meses: "Lloré muchas noches"]