El entrenador del Liverpool, el alemán Jürgen Klopp, acomete en Madrid un nuevo intento por conquistar la Champions League, una competición que se le resiste siempre en el tramo final, aunque no por eso considera que su carrera esté marcada por la mala suerte.

Noticias relacionadas

"Mala suerte no he tenido en mi carrera aunque es verdad que ha habido algún problema. Mi mujer me pregunta cuál es el último partido la temporada y desde el 2012, excepto en el 2017, he llegado a finales. A veces con suerte y otras veces no. Seguramente haya batido el récord de las semifinales en los últimos años. Soy un ser humano normal", dijo Klopp, que perdió la final de la Champions League como entrenador del Borussia Dortmund, ante el Bayern Múnich, en la temporada 2012-2013 y la del años pasado, contra el Real Madrid en Kiev ya en el Liverpool, con el que también perdió la final de la Europa League, frente el Sevilla, hace dos cursos.

"No me veo como un perdedor. Si me viera como un perdedor todos tendíamos un problema. Lo que tenemos que hacer es ganar ahora con todo lo que tenemos, pero lo que pasó en el pasado también me da confianza. Todos los partidos esos los ganamos antes. Puede haber más fortuna o no. No hemos estado del lado afortunado en las finales pero eso no lo puedo cambiar. Solo trabajar para que la suerte llegue. No ha sido una carrera desafortunada y aún no ha terminado. Podía haber sido mejor o peor pero yo me siento bien", añadió el técnico alemán en la rueda de prensa previa a la final.

Jürgen Klopp, desde el banquillo siguiendo el trabajo de sus jugadores sobre el campo REUTERS

"Creo que he tenido una carrera con bastante suerte. Es una historia de amor entre el club y yo; y espero que sigamos juntos unos años más. Para mí este es el partido mas importante del mundo a nivel mundial de clubes. Por eso estoy tan feliz y de buen humor", subrayó Klopp.

Consecuencias positivas

Por segundo año seguido Jürgen Klopp afronta una final de la máxima competición europea de clubes. El preparador de Stuttgart sacó consecuencias positivas de aquella experiencia.

"Aprendí que pueden marcarse goles desde el centro del campo", bromeó Klopp. "Las aficiones siempre son distintas, los equipos distintos, contrincantes distintos. Si yo fuera el motivo por el que se pierden seis finales seguidas... fueron tres goles el año pasado extraños que normalmente no concedemos. Pero allí sí. Fue un buen partido en cualquier caso. Hay que aceptarlo y volver a casa. Pero aprendimos mucho. Hay jugadores con los que trabajo desde hace tres años y la final fue un punto de partida para los siguientes pasos. Así lo vimos. Del partido propiamente dicho no pudimos aprender mucho", reconoció.

Un equipo más maduro

"Este equipos es mucho más maduro respecto el año pasado. Se madura desde cualquier punto de vista. Como por ejemplo Trent Alexander Arnold, que ha dado un paso al frente en experiencia. Los chicos jugaron bien y eso nos ayudó. El año pasado me sorprendió que llegáramos a la final después de jugar desde la fase previa", señaló.

"El año pasado me sorprendió que tuvimos que jugar la fase previa y luego llegamos a la final, tuvimos mucha presión ante el Manchester City, también en Roma y no pudimos ser tan sólidos como ahora en la final. Eso es lo importante", insistió Jürgen Klopp.

Evolución del equipo

El técnico del Liverpool destacó la necesidad de centrarse en el presente y reconoció que su equipo había evolucionado. "Hay que estudiar las tácticas, ver como nos comportamos como grupo y mantener nuestras calidades, nuestra velocidad y calidades técnicas siguen ahí. Se dice que no jugamos el mismo fútbol pero ganamos los puntos. Paso un tiempo hasta que se acostumbraron a este fútbol más maduro. Los chicos fueron constantes y ojalá el sábado seamos igual de constantes", dijo.

Klopp rechazó la condición de favorito y el hecho de que el Tottenham afronte la final con menos presión. "Creo que la ventaja es para el Liverpool y Pochettino dirá que la ventaja es para el Tottenham. Hay quien dice que nosotros somos los favoritos porque tuvimos más puntos en la liga pero en los partidos que jugamos entre ambos fueron igualados. No veo donde está la ventaja o el ser favorito aquí y ahora".

Respeto hacia Pochettino

También elogió el trabajo de Pochettino en el Tottenham, que ha dado un salto de calidad desde que el técnico argentino se hizo cargo de los Spurs. "Se han hecho las cosas paso a paso. Respeto mucho lo que ha hecho Pochettino con el Tottenham. Como ha mejorado en estos años es fabuloso. Hicimos las cosas de forma similar bajo un punto de vista. es una verdadera final de fútbol. Ambos equipos se van a enfrentar a ella y eso hace que sea una final intensa. Estamos impacientes por jugar esta final y va a ser un juego muy bueno yo creo".

El preparador alemán destacó el nivel y el formato de la Champions League. "Si las semifinales fueran la final me parecería estupendo. No creo que haga falta cambiar nada. Me encanta este torneo. Cuando era pequeño y era la Copa de Europa, con Alemania con grandes equipos, también ahora con las liguillas y la primera fase, creo que está bien así. No creo que este torneo haya que cambiarlo, me parece estupendo pero esas decisiones no me competen a mí", concluyó.

[Más información en: El fenómeno 'hooligan' llega a la final de la Champions: 4.700 efectivos para blindar Madrid]