La ciudad de Madrid vuelve a albergar una final de la Champions League nueve años después. El escenario es distinto: en 2010 se jugó en el Santiago Bernabéu entre Inter de Milán y Bayern Múnich y en esta ocasión será en el Wanda Metropolitano entre dos equipos ingleses. El 1 de junio, la capital de España se paraliza para albergar la cita cumbre del fútbol mundial que medirá a Tottenham y Liverpool.

Noticias relacionadas

Los preparativos comenzaron la semana pasada y Madrid ya está lista para la final de la Champions... y lo que venga. Existe cierto temor por la llegada masiva de aficionados ingleses. Se calcula que llegarán 100.000 turistas de cara al choque, de los cuales 68.000 serán ingleses. Además, en torno a 20.000 de ellos lo harán sin entradas para la final. Dos aficiones que en las semifinales ya provocaron incidentes en sus viajes fuera de casa en Barcelona y Ámsterdam.

Los hooligans la liaron en Sevilla y Barcelona este año

Madrid se prepara para cualquier tipo de incidente. Los hinchas del Liverpool ya la liaron en Barcelona un mes atrás. 4.800 aficionados reds se desplazaron a la Ciudad Condal y protagonizaron varios altercados concentrados en la Plaza Real. Hubo seis detenidos por atacar a la Policía y por las redes circularon varios vídeos en los que se podía ver como hooligans del club de Merseyside tiraban, al menos, a dos personas a una fuente. La temporada pasada protagonizaban una batalla campal en los alrededores de Anfield contra los ultras de la Roma.

Los del Tottenham se vieron enfrascados también en una pelea con ultras del Ajax frente al estadio de White Hart Lane en la ida de 'semis'. Hubo otros ocho detenidos. En España, concretamente en Sevilla, también se tuvieron que lamentar altercados el pasado mes octubre en la previa del partido entre la Selección e Inglaterra. Los ultras ingleses provocaron destrozos en el mobiliario urbano que obligó a la intervención de la Policía.

Plaza Felipe II y Plaza de Colón

Los hinchas estarán separados

Esto es precisamente lo que se quiere evitar este fin de semana. Las aficiones estarán separadas en dos fan zones: la del Liverpool en la plaza de Felipe II y la del Tottenham en la plaza de Colón. En 2010, la fan zone del Inter estuvo en la zona AZCA y la del Bayern en el Parque de Berlín. Además de las fan zones, el foco estará en el centro de Madrid, lo cual preocupa entre los comercios de la zona por los violentos hooligans. La seguridad será máxima y se formará un triángulo con la Plaza Mayor, la Puerta del Sol y la Plaza de Callao como 'puntos calientes'.

El dueño de un bar en la Plaza Felipe II mostraba su temor en directo en Telemadrid: "Tendremos que asumir las pérdidas, pero es preferible eso a estar a disgusto. A nosotros nos destrozan los locales y se marchan sin pagar".

Para evitar que ambas aficiones se crucen, las dos fan zones están conectadas con las inmediaciones del estadio a través de metro: la línea 5 desde Colón dejará a la hinchada del Tottenham en la parada de Canillejas para acceder al campo por el fondo norte, en tanto que los seguidores del Liverpool se desplazarán por la línea 2 hasta la estación de Las Rosas y de ahí hasta las puertas del fondo sur. Las fan zones se abrirán a las 10:00 horas y se cerrarán a las 18:00. Antes, a las 17:00, finalizará la venta de bebidas y a las 17:30 acabará la animación desde los respectivos escenarios.

El Wanda Metropolitano, listo para la final de la Champions League Reuters

El operativo más grande para un evento deportivo

Supondrá el operativo más importante diseñado para un evento deportivo. Estará integrado por 4.700 efectivos, de los que unos 4.200 serán policías nacionales, a los que se sumarán agentes de la Guardia Civil y Policía Municipal, así como personal de los servicios de emergencia como Samur-Protección Civil, Bomberos y Cruz Roja.

Además, por primera vez en un operativo de seguridad de un espectáculo deportivo considerado de alto riesgo participará un dron de la Policía Nacional, que sobrevolará las inmediaciones del estadio.

Para acceder al Wanda Metropolitano se establecerán los habituales tres anillos o cinturones de seguridad, aunque serán los dos últimos, los más cercanos al estadio, en los que se controlará que el aficionado tiene entrada. También en estos accesos se registrarán mochilas y otras pertenencias.

Las puertas del Metropolitano se abrirán a las 18:00 horas. Tres horas después, el balón echará a rodar. El objetivo del operativo y el deseo de todos los madrileños es que esto último sea lo único noticiable de un fin de semana que ha de ser una fiesta del fútbol.

Además, la Policía Nacional pondrá en marcha un novedoso sistema de atención al aficionado. Los Fan Information Teams –FIT- proporcionaran información útil en tiempo real a todos los implicados en el partido, para lo cual se han desarrollado diversas herramientas que den soluciones rápidas a los problemas de pequeña entidad que puedan sufrir.

Los FIT se desplegarán sobre el terreno, uno por cada equipo finalista, y estarán conformados por cuatro agentes de diversas unidades policiales capacitados para dar respuesta y asesoramiento a los aficionados, canalizando sus quejas o información. Junto a ellos irá un representante de las asociaciones de aficionados de cada uno de los equipos finalistas.

Además, los FIT tienen su extensión a las redes sociales a través de los dos perfiles oficiales de Twitter (@policia_UCLFLFC para Liverpool y @policia_UCLFTFC para Tottenham) creados expresamente para el evento. A través de ellos se lanzarán mensajes de seguridad e información general relacionada con el acontecimiento deportivo utilizando los hashtags #Policia_UCLFLFC y #Policia_UCLFTFC, comunicaciones que también se realizaran en las lenguas de los equipos finalistas.

[Más información - Polémica en la reventa de la Champions: centenares de aficionados sin entrada]