David Bisbal fue el encargado de abrir apetito en el Benito Villamarín antes de la disputa de la final de la Copa del Rey que enfrentaba a Barcelona y Valencia. El cantante almeriense cogió el micrófono y dio una actuación para todos los aficionados que llenaron las gradas del estadio sevillano.

Bisbal cantó varios de sus temas más reconocidos como 'Bulería' y 'Ave María', pero el espectáculo no fue como se esperaba. La organización no fue la mejor, ya que solo le acompañó una pequeña plataforma en la que se encontraba la banda. Tampoco el sonido era el mejor. El público siguió poco la actuación hasta el punto de que se escucharon pitos durante varios momentos de su actuación.

Puede ser que el motivo fueran los nervios por la gran final que estaba apunto de disputarse o por la falta de interés entre los presentes pero el resultado no fue el esperado para el cantante de Almería. No obstante, no fue la única razón por la que hubo pitos en las gradas del Benito Villamarín.

Pitos al himno de España

El episodio volvió a repetirse y el himno de España fue pitado, de nuevo. Aunque el estruendo no fue tan rotundo como en otras finales de la Copa del Rey, se escucharon silbidos por parte de una gran parte de los presentes. Esta incidente provocó la reacción de los aficionados del Valencia que decidieron entonar el típico cántico "Qué viva España".

[Más información en: Detienen a 23 ultras del Barça tras destruir todo a su paso por Sevilla]