Una nueva tragedia sacude el mundo del deporte. El exjugador brasileño Valdiram Caetano de Morais fue encontrado muerto a sus 36 años el pasado sábado en las calles de Sao Paolo con signos de violencia y ya han sido detenidos tres sospechosos por el delito. Sin embargo, nadie podía pensar que con el talento que demostró en sus inicios, iba a finalizar de tal manera.

Noticias relacionadas

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Sao Paulo, el caso fue registrado como "homicidio simple" y será investigado por la Comisaría de Homicidios y Protección a la Persona, que deberá interrogar a los tres sospechosos, cuyas identidades no fueron divulgadas.

El cadáver fue hallado en una calle del barrio de Santana, en la zona norte de Sao Paulo y presentaba señales de agresión y heridas que podrían haber sido provocadas con palos, según apunta el informe policial.

Se trata de una historia trágica y que ha ido en picado drásticamente, ya que sus inicios se pueden considerar admirables. Jugó junto a Romario en el Vasco da Gama y llegó a ser el máximo goleador de la Copa brasileña en 2006. Pero incluso antes de llegar al equipo de Río de Janeiro, ya se le relacionaba con varias acusaciones de abusos sexuales y, según medios brasileños, se le conocía como 'Chico Malo'.

Su carrera deportiva se puede considerar muy irregular e inestable, ya que desde su salida del Vasco da Gama en 2007 hasta 2011, pasó por 18 equipos diferentes. Poco después, el jugador tocó fondo debido al aumento notable de sus problemas relacionados con los vicios y adicciones.

El Atlántico de Bahía le dio la oportunidad de cambiar

En 2017, tuvo la oportunidad de cambiar sus malos hábitos en el Atlántico de Bahía, pero no la aprovechó. Tuvo numerosos incidentes con el entrenador, lo que provocó que jugara únicamente un partido y descendiera al filial. 

Su vida estaba dominaba por los problemas con el alcohol y las drogas, lo que le llevaron a la delincuencia, pero tuvo una nueva ocasión de salir de este perjudicial bucle. Su exequipo, el Vasco da Gama, quiso echar una mano al futbolista tras la información de algunos medios de que se encontraba viviendo en la calle.

Sus familiares no se han presentado a reconocer el cuerpo

El club intentó salvar a Valdiram mediante su ingreso urgente en una clínica de rehabilitación, pero de nuevo, no sacó provecho de ello. Tras recibir el alta médica, volvió a las calles y a sus problemas con las drogas. Lo último que se vio del jugador fue un vídeo publicado en Youtube en el que reclama ayuda a uno de sus excompañeros al no tener ni casa ni dinero para mantenerse.

Un vida desgraciada y trágica que ha acabado de la peor manera, ya que ninguno de sus familiares se presentó a reconocer el cuerpo del fallecido. Se seguirán conociendo detalles de la investigación en las próximas horas, después de que los sospechosos pasaran a disposición judicial.

Batalla contra las drogas y alcoholismo

Asimismo, tras su muerte, el Vasco da Gama explicó en un comunicado que Valdiram libraba "una batalla contra las drogas y el alcoholismo" y vivía desde hacía años en las vías de la capital paulista como un indigente.

En la nota, el club lamentó la muerte del exjugador y afirmó que llegó a ofrecerle un tratamiento gratuito en una clínica de Río de Janeiro para que el exfutbolista pudiera "retomar la vida".

[Más información en: Darren Till, luchador de UFC, detenido en Tenerife tras robar un taxi]