El futbolista internacional chino Wei Shihao ha sido suspendido un mes por su propio club, el Guangzhou Evergrande, que estudiará además su despido definitivo, por haber realizado una "falta grave" en un partido de la selección.

Noticias relacionadas

La prensa local recogió hoy esta dura sanción impuesta por el club por la que Wei se perderá al menos cuatro partidos de la Superliga china y dos partidos de la Champions League asiática. Además, el equipo considerará si despedir o no al jugador de manera permanente después de su suspensión.

El suceso se produjo en un partido de la Copa de China contra Uzbekistán, cuando Wei hizo una entrada por detrás a Otabek Shukurov, quien fue diagnosticado más tarde con una fractura de tibia.

Se disculpó tras el partido

La entrada le costó al jugador chino una tarjeta amarilla. Tras el partido, visitó el hotel del equipo de Uzbekistán y se disculpó con Shukurov, ante quien aseguró que no esperaba que la entrada "pudiera causar una lesión tan grave". Sin embargo, su club consideró que las disculpas no fueron suficientes y que el castigo debe ser más severo.

Así, en un comunicado, el máximo ganador de la Superliga china apuntó que el delantero de 23 años "debería reflexionar profundamente sobre sus acciones" y explicó que estudiará despedir al futbolista, quien se unió al Evergrande a principios de este año procedente del Beijing Guoan.

Esta sanción es una muestra más de que las autoridades deportivas y los propios clubes quieren que el fútbol en China, donde está poniendo sus cimientos, sea un deporte limpio.

[Más información: Nuevo episodio de violencia en el fútbol: queman con agua caliente a una jueza de línea]