El Atlético de Madrid llegó a Turín con la ventaja conseguida en el Wanda Metropolitano de 2-0. Sin embargo, Cristiano Ronaldo consiguió empatar él solo la eliminatoria con dos goles antes de la primera hora de partido. El segundo tanto del delantero portugués fue concedido gracias a la tecnología del gol.

Noticias relacionadas

Momento en el que el remate de Cristiano entra en la portería de Oblak. Foto: Twitter (@chirichampions)

En primera instancia, parecía que Jan Oblak había realizado un auténtico paradón al gran cabezazo de Cristiano Ronaldo. Sin embargo, con el área del Atlético plagada de atacantes de la Juventus, los locales reclamaron con insistencia al colegiado que el balón había entrado por completo. El esloveno consiguió escupir la pelota hacia fuera, pero finalmente, fue el reloj del árbitro el que decretó que el gol era válido y, por tanto, el 2-0 subía al marcador.

De esta manera, la euforia se desataba más que nunca entre la hinchada bianconera, pues el atacante portugués se echaba el equipo a la espalda para tratar de liderar la remontada. Con el 2-0 adverso del Wanda Metropolitano, Cristiano era el gran llamado a protagonizar una nueva hazaña histórica.

La tecnología confirma el gol legal de Cristiano Ronaldo. Foto: Twitter (@chirichampions)

Además, el luso también llegaba señalado al duelo por su falta de acierto goleador en los últimos compromisos de la Serie A, pero tras descansar en el duelo contra el Udinese, el '7' de la Juventus llegaba con las pilas más recargadas que nunca para demostrar que su figura siempre crece en las noches de Champions y, especialmente, en las que se requieren grandes remontadas. De esta forma, Cristiano conseguía meterle el miedo en el cuerpo a un Atlético que ya sabía cómo se las gastaba el portugués dada su etapa en el Real Madrid.

[Más información: Así dejó el Atlético el muslo de Mandzukic: los tacos clavados]