Un jugador en La Liga, cinco en clubes de fuera de España, el resto en equipos de distintas categorías...: tras unos meses muy duros, la mayoría de los jugadores del Reus Deportiu, expulsado de Segunda División por, entre otros motivos, impagos a sus futbolistas, vuelven a sonreír.

Noticias relacionadas

Casi todos los jugadores del club han podido continuar con su carrera en otros equipos, que les han acogido con los brazos abiertos y les han hecho volver a creer en el fútbol tras no cobrar sus nóminas desde septiembre del 2018. Exceptuando a tres futbolistas, el resto tiene donde jugar.

Algunos de los miembros de la plantilla del conjunto tarraconense se marcharon a finales de diciembre. Otros fueron cogiendo la puerta de salida durante el mes de enero y los últimos esperaron a la eliminación del club de la competición para abandonarlo.

Destinos muy diferentes en España

Por líneas, uno de los dos metas tiene donde jugar, mientras que el otro no ha encontrado un nuevo hogar. Edgar Badia se marchó al Elche, pero Pol Freixanet lo tuvo más complicado, ya que se lesionó en enero para dos meses y esta circunstancia le ha puesto más difícil encontrar un nuevo equipo.

Último partido del Reus frente al Osasuna. Foto: Twitter (@cfreusdeportiu)

En la defensa, el lateral diestro Ángel Bastos hizo las maletas hacia otro equipo de la Segúnda División, el Extremadura. El otro futbolista que ocupaba esta demarcación es Shaq Moore. Estaba cedido por el Levante, club que no tuvo más remedio que repescarlo, aunque para jugar en el filial del grupo III de Segunda División B.

El premio gordo se lo llevó Alejandro Catena. El joven central madrileño firmó por el Rayo Vallecano de La Liga, único futbolista que se ha marchado a la categoría reina.

Jesús Olmo también fichó por el Elche, junto a Edgar Badia, y Mikel Villanueva regresó al Málaga, que lo había cedido al Reus, aunque regresó a tierras tarraconenses para comprometerse con el Nàstic hasta final de temporada. El lateral zurdo Borja Herrera firmó por el Albacete y su competidor de posición, el joven Guerrero, se comprometió con el Valencia Mestalla.

El centrocampista Juan Domínguez se ha comprometido en las últimas horas con el Sturm Graz austríaco para la próxima campaña y media. Sus compañeros habituales en el once, Gus Ledes y Mario Ortiz, ficharon durante el mercado de invierno por el Numancia de la Segunda División y por el Racing de Santander del grupo II de Segunda División B, respectivamente.

El también centrocampista Àlex Carbonell se marchó al Córdoba y el habilidoso portugués Vitor Silva está sin equipo a sus 34 años. Tito Ortiz partió a Noruega, donde le esperaba el Sanderfjord.

En cuanto a los delanteros, Miguel Linares fichó por el Zaragoza, con el que tenía un acuerdo desde hacía semanas, y David Querol, un ídolo para la afición reusense, hizo las maletas hacia la otra punta del país para fichar por el Cádiz.

La plantilla del Reus. Foto: Twitter (@cfreusdeportiu)

El joven Alfred Planas firmó su contrato con el Alcorcón, que lo ha cedido al Elche, donde se ha reencontrado con Badia y Olmo. Sin embargo, Karim Yoda sigue sin equipo, a la espera de recibir una oferta que cubra sus necesidades.

Nuevas aventuras en el extranjero

También decidieron iniciar aventuras en el extranjero el extremo portugués Ricardo Vaz, que se comprometió con el OFI Creta de Grecia, y Fran Carbia, fichado por el Dinamo Tbilisi de la Erovnuli Liga, de Georgia.

El último caso es el de Isaac Cuenca, que esperó a que el Reus lo contratase pero que se marchó a Japón cuando vio que la delicada situación del club lo hacía ya absolutamente imposible. Cuenca ha vuelto a vestirse de corto en el Sagan Tosu que entrena Lluís Carreras y en el que juega Fernando Torres.

[Más información en: Más problemas para el Reus: LaLiga les sanciona con otros 200.000 euros]