Tras el hallazgo de los restos del avión en el fondo del Canal de la Mancha y la confirmación por parte del encargado de la búsqueda, David Mearns, de que en el aparato detectaron un cuerpo, -aún no se conoce si el cadáver pertenece a Emiliano Sala o al piloto, Dave Ibbotson- la prioridad máxima de las autoridades es reflotar la aeronave para esclarecer los hechos.

El mal tiempo que está previsto esta semana en el Océano Atlántico, con rachas de viento de 65 kilómetros por hora y olas de hasta tres metros de altura, hace que la operación se complique y puede provocar desprendimientos de piezas de la aeronave. Por este motivo la rapidez en elevar el Piper PA-46 Malibú del fondo marino es una prioridad, algo que la familia del futbolista ha exigido a los responsables de la investigación.

El avión, instalado a 63 metros de profundidad, ha aparecido partido, por lo que aún está por hallarse la segunda parte del fuselaje. Hasta el momento, la División de Investigación de Accidentes Aéreos del Reuno Unido (AAIB) no ha dicho cuánto tiempo puede llevar la operación, aunque Mearns ha asegurado que con el equipamiento adecuado de los que disponen los miembros de rescate, es un trabajo relativamente sencillo de realizar. 

El plan para sacar del agua el aparato aún está por decidirse. La AAIB trabaja sobre dos procedimientos de actuación. El primero consiste en atar dos grandes bolsas de aire a los restos del avión para tratar de elevarlo a la superficie.  El segundo, un poco más complejo, es colocar una grúa sobre un barco que, enganchado a los escombros que ha dejado la aeronave, la reflote y se proceda a la investigación de por qué cayó al mar. 

Las opciones de rescatar el avión de Emiliano Sala David Vicente

Con estos recursos, una vez recuperado el avión, se presentan dos posibles escenarios. Por un lado, si se consigue reflotar la parte encontrada del avión y en ella están los dos cuerpos, el caso quedaría resuelto. La otra posibilidad, una vez alzada la aeronave a la superficie, es que solo se encontraran los restos mortales ya avistados, y que el otro ocupante permaneciese en el interior de esa parte del Piper PA-46 Malibú o en otro lugar del Canal de la Mancha, por lo que la investigación se alargaría de forma indefinida.

El coste del rescate, motivo de discrepancias

Sacar a la superficie el avión que transportaba a Emiliano Sala es un proceso costoso y que nadie parece querer asumir. La AAIB está en negociaciones con los clubes y las compañías de seguros para que se hagan cargo de los gastos que conlleva. Sin embargo, el resto de partes implicadas prefieren no hacerse cargo hasta que la investigación concluya en quién tuvo la responsabilidad de hacer despegar un avión "oxidado", según el piloto, y que a los mandos se pusiera una persona sin licencia para manejar dicho aparato.

En el plano deportivo, el suceso también está suponiendo numerosos problemas en cuanto a las cantidades a abonar por el proceso. El Cardiff no está dispuesto a abonar los tres pagos correspondientes al traspaso de Sala por valor de 17 millones de euros, hasta que no se esclarezca quién envió al fichaje más caro del club en un vuelo que carecía de los permisos para despegar.

Un amigo apunta a su representante

La familia del futbolista pide el rescate de la avioneta de manera urgente. Horacio Sala, padre del delantero, se mostró desolado durante una aparición pública: "No tengo la esperanza de que Emiliano esté con vida. Sería un milagro. Se terminó la ilusión”. 

Un amigo del futbolista, Maxi Duarte fue muy crítico y señaló directamente al representante de Emiliano Sala: “Para serte honesto, le echan la culpa a un presidente, le echan la culpa a un representante, que si el piloto no sé qué, que si era de noche, que si hacía frío… pero solo hay una gran verdad detrás de esto, el responsable es el representante, pero vamos a esperar a que pase un poco el tiempo. Emiliano nunca decidió subirse a la avioneta, fue una obligación que tenía como jugador profesional", reveló.

Mientras se ultiman los detalles para proceder al rescate, los familiares esperan durante las últimas horas noticias sobre si el cuerpo hallado pertenece a Emiliano Sala, aunque deberán esperar al menos un mes, según explicó en un comunicado la AAIB, para analizar los componentes del avión y saber las causas por las que se precipitó al mar. 

[Más información: La perrita de Emiliano Sala, Nala, sigue esperando su regreso].