El fútbol ha demostrado en más de una ocasión ser mucho más que un simple deporte. La pasión que gira en torno a este juego ha dejado historias para el recuerdo, muchas de ellas mostrando la mejor cara del ser humano. Una de las más emotivas ocurrió precisamente en la cuna del fútbol: Inglaterra.

Noticias relacionadas

En la capital de esta nación del Reino UnidoLondres, y más concretamente en el barrio de Shepherd's Bush -distrito de Hammersmith y Fulham- se sitúa el Queens Park Rangers Football Club, o por sus siglas, QPR. Un modesto club que en en agosto de 2007 fue comprado por Bernie Ecclestone Flavio Briatore, magnates de la Fórmula 1.

Nils Guy, en su juventud. Foto: Facebook (Nils Guy)

Sin embargo, y como en casi todo club del mundo, muchos de sus aficionados mantienen una pasión sin igual. Un amor a los colores que les ayuda a hacer más llevadera su vida, con todas las tragedias que esta trae. El mejor ejemplo es el de Nils Guy.

Este hincha inglés del QPR nació en la década de los 40, y en febrero de 1968 emigró a los Estados Unidos de América, con apenas 22 años. Un año después fue reclutado por el ejército para combatir en la guerra de Vietnam. Este conflicto, uno de los más sangrientos que se recuerda y la única gran derrota militar de los estadounidenses, provocó una reacción lógica en Nils: miedo, angustia, desesperación, soledad...

Una ayuda inesperada

Pero el joven británico tenía una idea en mente: escribir una carta al QPR, el club de sus amores, explicando sus sentimientos y solicitando un favor. Así, en 1969, Nils redactó y envió el famoso escrito: "Si algún día vuelvo a Inglaterra, lo primero que haré será ir a ver a mi único club: el QPR. Si alguien está leyendo esto y me quiere mandar fotos y noticias, lo agradeceré".

Pasa y resulta que el QPR publicó esa carta para que pudieran leerla todos sus aficionados. Entre ellos se encontraba un pequeño chico de once años llamado John Wild.

"Cuando me mudé de casa, de Shepherd's Bush, lo creas o no, yo no tenía demasiados amigos en ese momento. Y todavía iba a ver al QPR con mi papá y con amigos que aún vivían en Londres. Leí la carta de Nils y pensé que le mostraría a este tipo algunos programas y algunos recortes. Creo que envié un par de insignias y algunas cosas así", explicó, años después, John a la radio de la BBC.

En dicho programa también estaba presente Nils, que narró como recibió el 'regalo' de John: "Es un sentimiento horrible entrar en un lugar que está siendo bombardeado y escuchar disparos y balas que pasan todo el tiempo. No recibía mucho correo de mis padres. Le pedí a alguien que me enviara algunos recuerdos, solo para mantenerme cuerdo. Creo que estaba en medio de un tiroteo cuando recibimos el correo y lo abrí. Fue como una experiencia fuera de la mente. Las balas llovían alrededor de mi cabeza y allí estaba, leyendo un programa del QPR. Fue fantástico".

El encuentro más esperado

John Wild pasó décadas preguntándose qué había sido de aquel soldado que apoyaba el mismo club que él. Hasta que un día, decidió buscarlo: "Comencé a buscar listas de veteranos que habían servido en la guerra y no podía encontrarlo, pero su nombre era muy fácil de recordar. Solo lo puse en Facebook una noche y ahí estaba. Mi esposa me preguntó qué me pasaba porque me vio llorando. Le enseñé su foto y dije: 'He estado buscando a este tipo siempre'. Realmente fue un gran momento saber que había sobrevivido".

La historia de esta pareja se viralizó, y ambos fueron entrevistados por la citada BBC. Comenzaron a chatear y conocerse, aunque había un problema: con Nils residiendo en Estados Unidos, nunca habían podido verse en persona. Es aquí donde volvió a entrar en escena el QPR, verdadero artífice de esta increíble historia.

En la previa del partido ante el Brentford, disputado este pasado sábado 10 de noviembre de 2018, y en el que el QPR se impuso por 3-2, se produjo el esperado reencuentro. 50 años después, el club sorprendió a John organizando una reunión con Nils sin que el primero sospechara nada.

En el estadio del equipo que los había unido, los dos amigos se fundieron en ese abrazo que llevaban esperando casi toda su vida. Al acabar el partido, John pudo invitar a Nils esa cerveza que le prometió en su entrevista radiofónica. Lo que une el fútbol, que nadie lo separe.

[Más información: La respuesta de Guardiola a Dani Alves con dardo a Ibrahimovic incluido]