Arturo Vidal llegó al Barcelona como uno de los grandes movimientos hechos por el conjunto azulgrana en el mercado de fichajes, ya que fichaban un jugador contrastado en el panorama futbolístico a un precio bajo. Después de algunos meses la imagen en Can Barça del chileno ha cambiado y ha pasado de llegar como una solución a convertirse en un problema.

Noticias relacionadas

Lo extradeportivo siempre ha sido algo por lo que el futbolista se ha caracterizado y según informa desde Alemania TZ, el jugador blaugrana ha sido multado con 800 000 euros por una pelea en una discoteca de Múnich el 30 de diciembre de 2017. En dicha trifulca un hombre resultó herido gravemente y la Fiscalía demandó al chileno por lesiones corporales graves.

El pasado miércoles el jugador estaba citado para declarar pero no acudió a su cita debido a que jugaba con su selección un partido frente a México y sus abogados alegaron que "fue impedido profesionalmente". Finalmente la fiscal Lisa Kohlmann condenó al jugador con la multa de 800 000 euros por una pelea en la que también estuvo involucrado su hermanastro Sandrino, al que se le ha impuesto una sanción de 18 000 euros.

México - Chile José Méndez Agencia EFE

Ellos dos no fueron los únicos involucrados, ya que el suegro del futbolista también ha sido sancionado con 35 000 euros porque golpeó a un hombre en la cabeza utilizando como arma una botella. Los hermanos tienen quince días de plazo para apelar, algo que informan que no es probable porque el futbolista preferiría pagar la multa antes que verse inverso en otro proceso judicial.

Los problemas no se acaban para el chileno desde su llegada a Barcelona el pasado mercado estival, ya que no está contando con todos los minutos que le gustaría y muchos hablan de que tiene problemas con el entrenador Ernesto Valverde por verse tantas veces relegado al banquillo donde ve como jugadores menos experimentados como Arthur están teniendo más protagonismo.