La Dirección General de Tráfico comunicó al jugador del FC Barcelona Gerard Piqué que había perdido todos los puntos de su carné y, por tanto, debía saber que tenía prohibido ponerse al volante.

Noticias relacionadas

"Sin entrar en detalle diré que consta la notificación personal a Piqué de la pérdida de puntos", se ha limitado a decir el director general de la DGT, Pere Navarro, preguntado sobre la investigación por un delito contra la seguridad vial que un juez ha abierto al futbolista y la petición de que Tráfico aclare si informó al sancionado de que no le quedaban puntos.

Navarro ha dicho que no quería dar más información sobre ese expediente en concreto, pero sí ha mostrado su extrañeza en tono irónico sobre los motivos para que Piqué tuviera que conducir. "Me extraña que no vaya con un chófer", ha bromeado. Navarro ha opinado que los personajes públicos deberían tener "cierta ejemplaridad" en como es la seguridad vial, si bien ha zanjado el asunto: "Cada cual sabe lo que tiene que hacer".

Gerard Piqué, controlando el balón REUTERS

Después de conocer que Piqué no había realizado los cursos de formación pertinentes para recuperar los puntos de su carnet, obligó a la Guardia Urbana a inmovilizar su vehículo. Además, la cadena SER aseguró posteriormente que ya tuvo un problema el pasado octubre cuando fue sorprendido circulando en dirección contraria por la Gran Vía de Barcelona. Un hecho adelantado por dicho medio y que está sancionado con seis puntos.

Tras el famoso incidente y la confirmación de la DGT, habrá que esperar a cual es el castigo definitivo al zaguero del conjunto culé que no es ni la primera ni la segunda vez que es retenido por la policía de tráfico, ya que en mayo del pasado año, también fue cazado a 190 km/h en Barcelona, con un castigo de seis puntos del carné. Tendrá que hacer caso a Pere Navarro y llevar un chófer oficial.