Rafa Benítez pudo haber sido el seleccionador español durante el Mundial de Rusia. Él mismo lo ha desvelado en unas declaraciones para el diario británico The Sun.

Noticias relacionadas

En dichas palabras, el entrenador del Newcastle asegura que "hubo una oportunidad". Sin embargo, no terminó por concretarse. "Todavía estoy aquí y estoy feliz por estar aquí", asegura en la pequeña entrevista recogida por el tabloide.

La intención de Luis Rubiales, presidente de la Real Federación de Fútbol, era que Benítez tomara las riendas del combinado nacional solo durante el Mundial de Rusia. Posteriormente se marcharía para seguir en su cargo como técnico del conjunto inglés.

El máximo dirigente del fútbol español acabó escogiendo a Fernando Hierro. El hasta entonces director deportivo de la Federación, según aseguraron los cargos del organismo, siempre fue la primera opción para sustituir a Julen Lopetegui. Algo que contradice la revelación de Rafa Benítez.

El ahora técnico del Real Madrid fue cesado por haber negociado a las espaldas de la Federación. Esa es la versión de la entidad, ya que tanto el club merengue como el vasco han negado en repetidas ocasiones esas malas formas a la hora de oficializar el traspaso. Además, las contradicciones desde la Federación tampoco despejaron dudas.

El anuncio del malagueño como nuevo seleccionador se hizo oficial horas más tarde del fulminante cese de Lopetegui y de la rueda de prensa de Rubiales. Tras los malos resultados en el Mundial de Rusia, Hierro optó por dimitir y la Federación por nombrar a Luis Enrique como nuevo seleccionador.

Las peticiones de Luis Enrique en la Federación

El asturiano llegó el pasado martes a las instalaciones de Las Rozas para empezar a tomar contacto con su puesto y lugar de trabajo. Acompañado de todo su equipo, Luis Enrique visitó los despachos de la Federación y analizó su llegada al cargo.

Unas palabras grabadas por los propios medios de la RFEF mostraron una de las peticiones que el ex del Barcelona realizó. Según aseguraba a los trabajadores de la Federación, requería un "despacho más diáfano, más grande" para poder reunirse sin problemas con sus ayudantes.